Mis lectores saben como mis opiniones sobre el iPhone fueron cambiando desde un enorme interés inicial a una desilución al ver que era un sistema tan poco flexible y cerrado al que le faltaban muchas funcionalidades, al robo que cruzó la blogosfera, a mi comentario de que después de robado no me compraba otro, a su extraña reaparición y al hackeo, a mi visita con Steve Jobs que ahora mismo está cruzando de vuelta la blogosfera y a mis actuales conclusiones que voy a contar en este blog.

Ahora finalmente uso el iPhone. ¿Logró el iPhone ser mi único gadget? No, no llegamos hasta tanto. Pero lo que si logró es reemplazar al N95 como mi único teléfono en el sentido que ahora circulo con una Blackberry 8800 cuyo sistema de email y mensajería general es imbatible pero uso el iPhone para todo lo demás. Especialmente el iPhone hackeado. Porque con el iPhone hackeado logré conseguir casi todo lo que le faltaba al iPhone normal empezando con no tener que pagar roaming cuando estoy en mi casa, tener chat, tener aplicaciones geniales como iFlickr que apenas saco una foto me las envia a Flickr, escuchar música con el mejor iPod que haya tenido, tener las mejores conexiones a la fonera y a wifi en general (mejores que las del N95 y muchísimo mejores que la del HTC con Windows Mobile). Además con el hackeo conseguí hacer ring tones con toda mi música, meterle aplicaciones divertidas como BeatBox que entusiasman a mi hijo Leo de casi un año, juegos para Tom mi hijo de 13, en fin todo tipo de chorradas de las que sirven para cuando estás esperando turno en el dentista. Si, ya sé que algún lector ahí dirá que ahora que sueño con que Apple apoye el sistema Fon para compartir WiFi que le estoy haciendo la pelota (chupando las medias, sucking up to him) con estos comentarios, que lo dirán porque sueño con el iFon, pero no, este es mi honesto testimonio porque el hackeo hizo del iPhone un gran producto con cientos de opciones. Una mini Mac.  Ah y por favor no me escribas que quieres una fonera hackeable porque yo también la quiero pero el problema que tenemos es que si tu hackeas el iPhone el hackeo es a ti mismo pero si las foneras son hackeables el peligro es hacia un fonero y eso es lo que nos preocupa, defender al fonero que no es hacker.  Pero acepto sugerencias sobre como hacer la fonera hackeable pero igual de segura.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

JA en Octubre 31, 2007  · 

Ariel en Noviembre 1, 2007  · 

jusore en Noviembre 1, 2007  · 

Alberto Aranda en Noviembre 1, 2007  · 

juan carlos en Noviembre 1, 2007  · 

Adrianete en Noviembre 1, 2007  · 

nadie en Noviembre 1, 2007  · 

Martin Varsavsky en Noviembre 2, 2007  · 

Ariel en Noviembre 2, 2007  · 

Pablo en Noviembre 2, 2007  · 

G. en Noviembre 2, 2007  · 

José Antonio en Noviembre 2, 2007  · 

juan contreras en Noviembre 3, 2007  · 

nadie en Noviembre 4, 2007  · 

Luis E. Altmann en Noviembre 5, 2007  · 

Martin Varsavsky en Noviembre 5, 2007  · 

Martin Varsavsky en Noviembre 5, 2007  · 

Martin en Noviembre 6, 2007  · 

Alberto Méndez en Noviembre 6, 2007  · 

Leandro Caldora en Noviembre 7, 2007  · 

Martin en Noviembre 7, 2007  · 

Martin Varsavsky en Noviembre 7, 2007  · 

Rebeca en Noviembre 7, 2007  · 

Alberto Méndez en Noviembre 8, 2007  · 

Sergio Campano en Noviembre 9, 2007  · 

Ariel en Noviembre 10, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets