El movimiento fon,

… ¿te imaginas cómo sería un estilo de vida FON?
…¿cómo afectaría a las personas internet llevado a la máxima potencia?
… ¿te imaginas un estilo de vida completamente Wifi y….
… al alcance de cualquiera?

LEE CÓMO PODRÍA EL MOVIMIENTO FON AFECTAR A TU VIDA. (*)

(*) Los casos que mencionamos a continuación son ficciones que ilustran cómo el movimiento FON puede revolucionar tu vida, sin embargo, no están lejos de la realidad tal y como la conocemos.

Caso 1.

Santiago Abrante es uno de esos pioneros en lo que algunos llaman “teletrabajo”. De hecho, le ha dado a su portátil el nombre de “Sobaquero”, porque lo lleva a todos lados debajo de…. su axila. ¿A qué se dedica Santiago?, él mismo lo explica:
“Dejé la banca privada en el 2.001 y me lo monté por mi cuenta como inversor particular. Con el despido y unos ahorrillos me dediqué a invertir en bolsa. Como todos sabéis, internet es imprescindible para dedicarse al mundo de las inversiones. Fundamentalmente trabajo en el mercado español, pero cada vez más en el norteamericano, hay días que puedo dar hasta setenta órdenes de compra y venta.
‘ Trabajar desde casa era algo que siempre había soñado. Me permite estar más cerca de mis hijos y de mi esposa, además de tener más tiempo libre. Siempre he estado a la última en cuanto a equipamiento informático y conexiones a internet, fui de los primeros en tener 2 megas de ancho de banda, y fui de los primeros en tener un router Wifi en casa, lo cual es una verdadera delicia. En verano puedo salir a la terraza de casa y ver el cierre de la bolsa de Nueva York mientras tomo el fresco.
‘Sin embargo había aspectos muy mejorables en mi estilo de vida, a veces la casa se me caía encima, necesitaba ir a una cafetería, ver gente, tomarme un café y ¡seguir trabajando desde allí! Muchos sitios, como Starbucks o las cafeterías de algunos hoteles, tienen puntos de acceso Wifi, pero en cuanto conectaba el portátil entraba a una pasarela de pago que me decía algo así como “arriba las manos, está usted siendo atracado”. Y es que es bastante caro. Con todo, muchas veces lo hacía, incluso hubo un mes que pagué los 175 Euros con tal de poder disponer de los principales puntos de acceso de pago para poder trabajar desde algunas cafeterías. Era un lujo y un cambio en mi modo de vida digital.
‘Cuando llegaba el verano tenía que seguir trabajando (soy autónomo y vivo de lo que saco de mis inversiones), pero en el apartamento de la playa no tenía conexión a internet, sólo tenía tres opciones, o pagar un pasta con mi conexión Gprs (que además se cortaba cada dos por tres), pagar una línea a Telefónica, o irme a la cafetería de uno de los hoteles, lo cual no era viable ya que mi familia quería estar conmigo.
‘En uno de los foros de inversores un amigo me habló del movimiento FON, la posibilidad de donar una parte de mi ancho de banda (de la que no saco partido en absoluto) a cambio de poder disponer de puntos de acceso en toda España. Me pareció uno de esos bulos que circulan en internet. España no es Filadelfia donde quieren hacer que la ciudad tenga cobertura Wifi o Wimax. Pero aquello era verdad. Entré en la página del movimiento FON, me inscribí y en poco tiempo estuve funcionando. Cada vez crecían los puntos de acceso por toda la ciudad y por toda España. Ahora mismo os escribo desde una playa de Alicante, en mi apartamento, con una cobertura Wifi excelente, es como si estuviera con la conexión de casa, ¡y sin costarme un céntimo!.
‘También puedo ir a las cafeterías, centros comerciales o restaurantes y mirar la cotización de los índices que sigo, así como realizar mis operaciones de compra y venta. No tengo palabras para explicaros cómo una idea tan buena como la que impulsa el movimiento FON me está cambiando la vida.”

Caso 2

Carlos Estrada trabaja como comercial en una empresa que fabrica material médico desechable para quirófanos. Su empleo le obliga a recorrer toda España visitando hospitales, entrevistándose con cirujanos y administradores de hospitales, y por lo tanto a pasar muchas noches fuera de casa. Además, Carlos es todo un internauta, tanto por trabajo como por placer, lleva su portátil consigo, y se entretiene las noches que pasa en los hoteles navegando, leyendo su correo y hablando con su familia.
“Por mi trabajo paso casi medio mes visitando hospitales de otras ciudades, eso me obliga a estar lejos de mi familia… y de mi conexión Adsl 😉 Sí, en los hoteles disponen de conexión Wifi… ¡una vez que pases por caja! A veces me buscaba un ciber y desde allí leía mi correo y navegaba por mis páginas favoritas.Para hablar con mi mujer usaba el móvil, lo cual también es bastante caro, ¿qué podía hacer? Tenía una tarifa plana en movilidad con Telefónica por casi 30 euros. Para ello usaba la línea telefónica del hotel a 56 Kbps. Para los que conocemos las mieles del Adsl volver a los viejos tiempos de internet es toda una tortura.
‘Una tarde, mientras visitaba Bilbao por trabajo, entré en un ciber y estuve navegando en la web de bandancha.st. Allí leí acerca del movimiento FON.Visité la página, así como el blog de Martin, y el tema me cautivó. Me registré inmediatamente, y esperé respuesta. En poco tiempo el movimiento FON fue ganando más y más “revolucionarios” y por cada ciudad de España que pasaba veía las redes FON disponibles.
‘¿Cómo ha cambiado mi vida el movimiento FON? Imaginaros, ya no uso el móvil para hablar con mi esposa. O bien hago una llamada con Skype o con el messenger (que me sale gratis al ordenador de casa) o uso un teléfono IP compatible con la red FON. Hablo todo lo que quiero con mi esposa, y en los hoteles tengo un ancho de banda más que suficiente para mis necesidades de navegación y correo, ¿y cuanto he tenido que pagar?, ¡nada de nada!, tan sólo cedo una pequeña parte de mi ancho de banda, que se está muriendo de risa en casa por no ser utilizado. Ahora cuando viajo ya no tengo que renunciar a nada, y me siento más cerca de los míos.

Caso 3

¿Habéis oído hablar del movimiento wireless? Idealistas que con pocos recursos transforman barrios en puntos de acceso gratuitos. Gente que con una lata de patatas Pringles confeccionan una antena Wifi, poniendo internet al alcance de personas que no lo pueden pagar. Chema, Sergio y Nacho son tres estudiantes de informática procedentes de distintos sitios de España que residen en Madrid y que en su momento juraron hacer de España un país Wifi. Trabajaron mucho haciendo su web, colaborando con otros grupos wireless y escribiendo tutoriales sobre cómo amplificar señales Wifi con materiales que todos tenemos en casa.
Sin embargo, como todas las causas nobles, se enfrentaba a diario con la dejadez, la falta de compromiso, la indiferencia. Como estudiantes, los tres viven juntos en un piso de alquiler, el casero no tiene instalada línea telefónica, con lo cual ven limitado su acceso a internet a su tiempo en la Universidad, pero se niegan a pasarse las tardes sin internet. Han notado que en el piso hay redes de otros vecinos. Algunas están encriptadas, y otras están abiertas, aunque eso de entrar en una red abierta no está demasiado bien.A veces usan la conexión de esos vecinos, pero al estar lejos tiene cortes. Un día en el programa de conexión ven una señal poderosa, el SSID de la red es “FON”.Otros amigos han visto esa misma red en otras partes de la ciudad. Buscan en internet qué es eso de “FON” y dan con la página del movimiento FON, allí se enteran de las posibilidades de este recurso.
Chema habla con su hermano (que tiene 17 años y vive en casa de sus padres, en Zaragoza) y le explica cómo funciona el movimiento FON. Su hermano se da de alta y se instala el software. Al día siguiente los tres amigos ya han entrado en el movimiento FON. Ya no tienen que estar en la Universidad para leer el correo, ya pueden chatear con el messenger o leer su correo desde el piso, desde la Biblioteca pública de su barrio, o desde el Burguer King al que van a comer una vez por semana (y alguna que otra más). Nacho, que además es usuario de Linux puede conectarse con la misma facilidad a la red fon y usar sus programas para disfrutar de su conexión FON.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Txomin Artola en octubre 23, 2005  · 

Pablo Baques en octubre 23, 2005  · 

Julio Martínez en octubre 23, 2005  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets