La vivienda en España es carísima y,como se ve en este artículo de El Pais, sube, sube y sube.

El fenómeno de las impresionantes subidas de precios inmobiliarios no es sólo español y también se da en muchos países: Reino Unido y Estados Unidos son buenos ejemplos. Pero en España el fenómeno es aún más agudo.

España, por ejemplo, es uno de los países en los que más años tiene que trabajar una persona para pagar su hipoteca. El volumen de crédito hipotecario en este país es ahora tan alto que se está acercando al producto bruto: unos 600 mil millones de euros. Hay muchas teorías sobre por qué la vivienda es tan cara en España -que comento abajo-, pero para mi hay una que explica el fenómeno más que todas las otras. Pese a que es normal quejarse en España de que la vivienda sube de precio, hay más votantes contentos porque sus casas valen más que votantes frustrados porque no pueden comprarse una. ¿Por qué? Porque en España la natalidad bajó enormemente en los últimos 30 años y hay un índice altísimo de propietarios vs inquilinos.

El resultado es que hay mucha gente mayor que son propietarios y que ven con agrado que su vivienda valga siempre más y más. Todo esto, combinado con que en España los permisos de construcción se consiguen sólo gracias a los políticos que controlan el suelo construible con avaricia, y que éstos se preservan en el poder gracias a poder dar estas “bulas”, hace que se convierta en poco probable que las cosas cambien. El proceso democrático español produce viviendas caras, porque este status quo le conviene a la mayoría de los votantes, pese a ser un enorme problema para la minoría.

Además, el mercado inmobiliario en España tiene otras peculiaridades. España es el país con más viviendas vacías del mundo. Esto es porque tiene una absurda ley de alquileres, por la cual un propietario que alquila su vivienda no sabe si un inquilino se va a quedar un año o cinco años. Esta incertidumbre es única en los mercados inmobiliarios globales y lleva a que la gente simplemente deje los apartamentos vacíos. También, como la vivienda ha subido 17% por año durante los últimos años, la gente compra viviendas como si comprara acciones de empresas de alto crecimiento. No les importa el dividendo, la renta, y sólo quieren la ganancia de capital. El resultado es que los jóvenes españoles crecen en un país que tiene por un lado el desempleo más alto de los países grandes de Europa (aunque por suerte en descenso), y por otro tienen una especie de cárcel al revés.

Los viejos están encerrados en sus casas y ellos -los jóvenes- no pueden conseguir la suya y están en la calle.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

xanuts en octubre 5, 2005  · 

franxu en octubre 5, 2005  · 

José Luis en octubre 6, 2005  · 

Martin en octubre 7, 2005  · 

g en octubre 7, 2005  · 

Josep en octubre 7, 2005  · 

Manuel en octubre 10, 2005  · 

Pirx en octubre 15, 2005  · 

Anónimo en octubre 18, 2005  · 

jose en octubre 26, 2005  · 

José Luis en octubre 30, 2007  · 

Silvia Porras en diciembre 17, 2007  · 

fefe en noviembre 1, 2008  · 

fefe en noviembre 1, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets