Hace unas semanas leí que, sorprendentemente, la mayoría de los musulmanes piensan que los ataques del 11S en Nueva York fueron una conspiración de Estados Unidos para justificar la invasión a Irak y pensé “¿cómo puede estar tan equivocada tanta gente? Realmente es algo preocupante”. Pero pensando un poco en el tema se me ocurrió que, si Estados Unidos y UE sí han mentido sobre las razones para invadir a Irak, sobre las armas de destrucción masiva y la conexión de Saddam Hussein con los terroristas causantes del 11S, la verdad puede ser peor que la conspiración.

Está claro, por lo menos para mí, que el 11S no fue una conspiración estadounidense, y que Israel tampoco tuvo nada que ver con ello. En el informe de la comisión del 11S hay suficiente evidencia de que el responsable de este ataque fue Osama Bin Laden. Pero también es verdad que cuando comenzó la invasión a Irak, el gobierno de USA sabía que allí no íba a encontrar ni a los terroristas responsables del atentado ni las armas de destrucción masiva, y, sin embargo, la invasión se realizó igual por otros motivos, unos dicen directamente el petróleo, otros dicen que fue por el deseo de los neocons de crear un estado amigo y democrático en medio de la región y al lado de Irán. Así fue que los gobiernos de USA y Europa, incluyendo la España de Aznar, realizaron una invasión usando argumentos que resultaron ser mentira (más allá de que todos sabemos que Saddam Hussein era un dictador genocida, pero el mundo lamentablemente tiene otros Saddams como el de Sudán y ahí están).

Pensándolo fríamente me doy cuenta de que en parte es normal que los musulmanes crean que todo el 11S fue una conspiración. Dicho así, fuera de contexto, la acusación de que el gobierno de Bush organizó el asesinato de 3000 ciudadanos norteamericanos suena muy grave e increíble, y es falsa. Pero también hay que pensar en todas las atrocidades que hemos cometido nosotros, los europeos y los norteamericanos, y que son ciertas. Por ejemplo, elaboramos teorías conspiratorias sobre las armas de destrucción masiva, metimos a todos los musulmanes en el mismo saco (Saddam=Osama=Ahmadinejad), atacamos a Irak equivocadamente y destruimos el país, torturamos a sus ciudadanos en Abu Ghraib y mostramos las fotos, aceptamos las torturas de Guantánamo cuyos vuelos pasaron por España, también somos en parte culpables de muertes civiles inocentes en la guerra de Irak (25 veces más muertos que durante el ataque a las Torres Gemelas) y hemos usado fósforo blanco en los ataques a Fallujah. Entre otras muchas cosas. Visto así, ¿no es comprensible que la mayoría de los musulmanes piensen que nosotros causamos el 11S para poder invadir Irak y controlar así la 2ª fuente de petróleo del mundo? Es más, hoy en día, un tercio de los estadounidenses piensan igual que los musulmanes, piensan que su propio gobierno causó los ataques a las Torres Gemelas en 2001, y muchos en Europa que no son musulmanes piensan lo mismo.

Creo que es algo hipócrita la actitud que tenemos hacia el mundo musulman después de las barbaridades que hemos hecho nosotros. Hoy en día tenemos por un lado a extremistas musulmanes y gobiernos musulmanes cometiendo atrocidades y violaciones de los derechos humanos, pero también tenemos a nuestro lado cometiendo otro tanto. Al final nos vemos en una incómoda posición en el debate. “Sí, nosotros los occidentales hemos hecho cosas terribles, pero NO justo las que vosotros creeis, es decir, autoatacarnos para justificar las invasiones de Afganistán e Irak”. Sigo pensando que es absurdo y una pérdida de tiempo creer en todas las teorías conspiratorias sobre el 11S que circulan por Internet. Pero al mismo tiempo pienso, ¿para qué pensar en conspiraciones si la realidad en sí ya es tan terrible? En mi opinión, la invasión de Afganistán tendría que haber sido corta y puntual, suficiente para sacar a los talibanes y luego retirar las tropas. Si era necesario atacar de nuevo, que se hiciera sabiendo quién es el nuevo Mullah Omar. En el caso de Irak, a Saddam habría que haberlo “reformado” como a Qaddafi, que ahora es un dictador igual pero no tira aviones como el de Pan Am, ni comete las atrocidades que cometió, y ahí está en las fiestas con Berlusconi. Y ojo, no lo digo porque Qaddafi no sea otro asesino, sino porque los libios con Qaddafi están mejor que los Iraquíes sin Saddam, principalmente porque un porcentaje mucho mayor está vivo. En muchos casos nuestro rol simplemente tiene que ser defendernos y atacar con mucho cuidado. Por ejemplo, ahora mismo puede ser que tengamos que intervenir para que los sudaneses del norte no masacren a los del sur. Pero la misión tiene que ser claramente humanitaria y compartida por la ONU. Tenemos que darnos cuenta que el terrorismo es una industria, y como toda industria, tiene un insumo principal que en este caso es “jóvenes furiosos”. Lo que tenemos que hacer es ponernos en el lugar de un reclutador de Al Qaida y pensar, “¿le estoy haciendo el trabajo más fácil o más difícil?” Hace una década Al Qaida tenía que enfurecer a la juventud islámica hablando de temas esotéricos como “infieles en la Tierra Santa”. Ahora su tarea es mucho más sencilla, les hemos dado muchísimos argumentos después de invasiones y repetidas violaciones de derechos humanos.

Pero la culpa no es de los militares, ellos tienen su rol y se juegan la vida por nosotros. Es más, la OTAN ha hecho intervenciones militares justas y exitosas, el mejor ejemplo es la de los Balcanes, en las que Clinton jugó un gran papel. No estoy en contra de las intervenciones militares en sí, pero sí las veo como una quimioterapia: a veces funciona pero muchas es peor que la enfermedad. Para mi está claro que las invasiones de Irak y Afganistán incrementaron el problema del terrorismo en vez de solucionarlo.

Mi esperanza es que durante esta próxima década nos unamos todos contra el terrorismo y luchemos respetando los derechos humanos. En el año 2005 organicé junto al Club de Madrid una gran conferencia sobre el terrorismo en la que Kofi Annan anunció las reglas que los países deben seguir en la lucha contra el terrorismo. Se trata de la Agenda de Madrid.  Que no implique ataques y muertes por nuestra parte. No somos mejores que ellos cuando hacemos lo mismo, aunque no sea por los mismo motivos. Lo bueno sería una colaboración con el mundo musulmán moderado para lograr erradicar el terrorismo musulmán extremista sin violar derechos humanos. En última instancia, el terrorismo se aprovecha de los jóvenes enfadados con la sociedad. Son ellos los que terminan convirtiéndose en terroristas. Lo que tenemos que lograr es que cada vez sea más difícil para los terroristas encontrar a gente para que se una a su causa, porque cuando se hace un breve repaso de cómo nos hemos comportado nosotros con ellos, no resulta sorprendente que el terrorismo haya incrementado desde el 11S en vez de decrecer.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Eduardo Chomali en Octubre 5, 2010  · 

Elvira Avilés en Octubre 5, 2010  · 

Sergio de Pazos en Octubre 5, 2010  · 

Carlos Buj en Octubre 5, 2010  · 

Sergio de Pazos en Octubre 5, 2010  · 

Cardo Ientile en Octubre 6, 2010  · 

Jose en Octubre 6, 2010  · 

brunowald en Octubre 6, 2010  · 

Jose en Octubre 7, 2010  · 

Jose en Octubre 7, 2010  · 

Norberto Burle en Octubre 8, 2010  · 

Gael en Octubre 9, 2010  · 

Gonza en Octubre 13, 2010  · 

Ana María en Octubre 13, 2010  · 

Arturo Calle en Octubre 18, 2010  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets