En Marzo de este año estuve en Japón y una de las cosas que más me llamó la atención fue su política migratoria. Me resultó interesante notar como frente a un fenómeno de creciente importancia (entre 1960 y 2005, el número emigrantes internacionales en el mundo pasó de 75 millones a 191 millones), los países tienen distintas actitudes e implementan políticas completamente diferentes. Eso es al menos lo que uno puede observar al comparar los casos de Japón, España y USA.


Japón se hoy encuentra ante una encrucijada demográfica y laboral, con profundas implicaciones para su economía. Después de la Segunda Guerra Mundial, la fertilidad japonesa experimentó un fuerte descenso y se ha mantenido desde entonces por debajo del nivel del relevo laboral. Existe por lo tanto un serio debate sobre la escasez de mano de obra y sus consecuencias en el desarrollo. Porque si bien algunos desajustes se han logrado modificar (se modernizó el sistema tradicional de empleo y el empleo de por vida, más mujeres se incorporaron al mercado de trabajo, se ha intensificado la migración campo- ciudad) y ha aumentado la inmigración clandestina, todavía existe el peligro grave de una falta de trabajadores.

Esta situación ha sido promovida, además, por una política migratoria fundamentada en: (1) el temor a los problemas que puedan surgir de la fricción social con las poblaciones foráneas residentes, y (2) el convencimiento de que el crecimiento económico sólo es sostenible mediante una mano de obra altamente cualificada. En consecuencia, existe un modelo de inmigración controlado (Ley de 1990) que prohíbe la contratación de mano de obra ilegal, restringe la entrada de trabajadores no cualificados, liberaliza en algunos casis la admisión de trabajadores extranjeros cualificados y concede derechos de trabajo y residencia a los extranjeros de origen japonés (considerados culturalmente compatibles). ¿La consecuencia? El porcentaje de extranjeros registrados respecto a la población total es muy bajo (1.6% en 2006), por lo que – en su afán de conservar su cultura y su composición étnica – Japón sigue corriendo el riesgo de quedarse sin trabajadores.

En España, sin embargo, la inmigración es considerada ya como un fenómeno estructural y la postura del gobierno ha sido muy distinta a la japonesa. Lejos de estar entre los países que “cazan” profesionales (como Japón, Canadá y Australia), España tiene un modelo menos selectivo, que abre sus puertas a una inmigración menos calificada (la Ley de Extranjería no hace discriminaciones ni favoritismos de este tipo). En consecuencia, sólo el 8,2% de los inmigrantes tiene estudios universitarios y la mano de obra inmigrante está vinculada generalmente a los sectores de producción, servicios de limpieza, administración y hostelería. Esta fuerza de trabajo no dejar de ser, de todas formas, muy importante para el país: España debe a sus inmigrantes más del 90% del crecimiento medio del Producto Interior Bruto (PIB) de los últimos cinco años, así como el notorio rejuvenecimiento de su población (el 17,6% de los recién nacidos son hijos de inmigrantes, aunque estos representan el 8,5% de la población).

El hecho es que para España la inmigración es la solución al problema generado por la baja natalidad y el consecuente vaciamiento de los puestos menores de la pirámide productiva (los menos atractivos, los empleos ilegales y los empleos en “negro”). Estos puestos son ahora ocupados por los inmigrantes, que hacen los trabajos que los españoles no quieren hacer. Sin embargo, este modelo no soluciona otro grave problema que enfrenta el país: el descenso del número de universitarios y, por ende, de personal altamente calificado. Dado que los españoles han dejado de tener hijos y que los hijos de los inmigrantes todavía no acceden a la universidad, las empresas enfrentan hoy escasez de este tipo de mano de obra. Y si bien una solución pasajera sería la de recurrir al reclutamiento internacional, ésta no es una alternativa que el modelo español considere seriamente, porque es extremadamente difícil contratar a un científico extranjero (especialmente si es americano).

En Estados Unidos, por el contrario, este problema no existe. Porque, a pesar de sus controversias, su política migratoria es balanceada y permite tanto la entrada de inmigrantes para tareas de tipo agrícola o de producción (Programa Bracero, Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986) como la contratación de personas altamente calificadas (Immigration Act de 1990). Como resultado, Estados Unidos acepta más inmigrantes legales como residentes permanentes que el resto del mundo combinado: casi 1 millón de inmigrantes legales por año (lo que hace que el 12% por ciento de los estadounidenses sea nacido en el extranjero). Favorece, además, la entrada de trabajadores calificados capaces de contribuir significativamente al crecimiento de la economía. Se estima, por ejemplo, que un 12% de las personas con diplomas en ciencia e ingeniería es extranjero, en su mayoría procedentes de un país en desarrollo. Y me animo a decir que en Silicon Valley este porcentaje es aún más alto y que el 53% de los trabajadores altamente calificados son inmigrantes. Esto, combinado con una tasa de fertilidad inusualmente alta entre los países industrializados (2,1 hijos por mujer), da a Estados Unidos una vitalidad demográfica que contrasta con el estancamiento o el declive de Europa, Rusia y Japón.

Creo entonces que el modelo americano es el mejor sistema migratorio. Porque, como el modelo japonés, promueve la entrada de personas altamente calificadas. Pero al mismo tiempo – como el español – favorece también la llegada de trabajadores dispuestos a realizar las tareas que los nativos ya no quieren hacer. En Estados Unidos se produce un nacimiento cada 7 segundos, una muerte cada 13 segundos y cada 31 segundos llega un nuevo inmigrante. Esta es la mejor combinación para alimentar una economía.

 

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

JJ en junio 22, 2007  · 

Ernesto en junio 22, 2007  · 

carballo en junio 23, 2007  · 

Galleguayo en junio 23, 2007  · 

Jormax en junio 23, 2007  · 

JA en junio 23, 2007  · 

JA en junio 23, 2007  · 

Ernesto en junio 24, 2007  · 

mendinho en junio 24, 2007  · 

Ernesto en junio 24, 2007  · 

Manuel en junio 25, 2007  · 

Eneko Alonso en junio 26, 2007  · 

Eneko Alonso en junio 26, 2007  · 

Jean Cinefra en agosto 14, 2007  · 

rosa en septiembre 21, 2007  · 

emedoble en junio 4, 2008  · 

tomas en junio 12, 2008  · 

David Eliuth en noviembre 5, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets