España acaba de iniciar el trámite para la aprobación de una de las leyes del aborto más restrictivas de su democracia. Estoy en contra de esta ley. Creo que es necesaria una educación sexual y el uso de métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados pero si todo esto falla, estoy a favor del aborto como la menos mala de las soluciones. El aborto es triste pero una madre muriendo en una clínica clandestina es aún más triste.

Ahora bien, si el objetivo es mejorar la ley del aborto yo propondría un cambio diferente que avance en dirección a la igualdad, una decisión a favor de los derechos del padre. Me explico: Estoy totalmente de acuerdo con el derecho de la mujer a elegir si quiere o no interrumpir su embarazo en caso de relaciones casuales o no duraderas pero en el caso de matrimonios, también pienso que el padre debe poder tener voz en la decisión. Actualmente la libertad de elección recae exclusivamente en la madre. El marido/padre no se puede expresar con validez legal sobre el aborto de su hijo, ni siquiera tiene el derecho de enterarse que su esposa abortó. En el caso de matrimonios creo que la regulación actual no es equitativa. Si el marido sí quiere tener el hijo, no creo que la esposa deba ser la única que pueda decidir si abortar o no. Por lo menos creo que el marido debe estar informado y debe poder pedir 10 días de reflexión sobre el tema. Si en esos 10 dias la esposa sigue convencida de abortar entiendo que ya es muy difícil impedirlo y el aborto se realizaría igual.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets