Al contrario que mucha gente, yo no creo que en Japón este aún lo peor por llegar. Basándome en todo lo que he leído estos últimos días sobre el tema, creo que ya hemos visto lo peor que podía salir de la combinación de terremoto/tsunami/accidente nuclear, que por supuesto no es poco. Unas 15.000 personas muertas, medio millón de personas sin hogar, 200 mil millones de dólares de daños…con tanto por contar no entiendo por qué los medios se centran tanto en la posibilidad de un accidente nuclear aún mayor y las consecuencias que esto tendría en Tokyo. Ya hay suficientes tragedias como para especular con este tema.  Lo único que consiguen es sembrar el pánico entre la gente hasta el  punto de que en USA se agotaron las pastillas de iodo.

Como emprendedor, evaluar riesgos es parte de mi día a día. Después de obsesionarme con lo que ha pasado en Japón (en Japón tengo grandes amigos, empleados de Fon y además es nuestro segundo mercado más grande) mi impresión es que tenemos alrededor de un 20% de posibilidades de que la central de Fukushima termine replicando lo ocurrido en Chernobyl. No es un porcentaje nada despreciable, pero tampoco es excesivamente alto. E incluso si ocurre lo peor y pasa como en Chernobyl, no creo que la situación fuera tan grave, porque la central de Fukushima está de cara al océano, los vientos vienen casi siempre del oeste y además está rodeada de montañas. No creo que Tokyo ni ninguna gran ciudad se viera afectada por el accidente nuclear. Un ejemplo de esto es Kiev, una gran ciudad que está a la mitad de distancia de Chernobyl, que Tokyo lo está de Fukushima. Después de la explosión de Chernobyl, en Kiev se siguió la vida de manera normal.

Otra cosa que quiero destacar es el pánico anti-nuclear que he visto estos días. Mucha gente de muchas partes del mundo está preocupada por la situación en Japón, por la energía nuclear y lo que podría pasar. Psicológicamente, la explicación es que la gente tiene miedo a lo que tiene miedo, no a lo que les puede matar. Por ejemplo, la gente teme a los tiburones, pero al año muere más gente por que les caen cocos encima que por ataques de tiburón. Sin embargo, nadie teme a los cocos. Con los aviones y los coches pasa algo similar, y es que la gente piensa que es más seguro viajar en coche que en avión, pero es todo lo contrario.

Volviendo al tema de la posible catástrofe nuclear, no se puede negar que Fukushima es el ejemplo perfecto de una central nuclear actual. Fue construída en los años 60, de hecho es tan vieja que debería haber cerrado el mes pasado, pero finalmente extendieron su tiempo de uso. Seguro que el que autorizó esto se está sintiendo tremendamente culpable. Pero si hay algo que Fukushima debería enseñarnos es que, aunque no tenemos que evitar al completo la energía nuclear, si que hay que tener más cuidado. La energía nuclear es peligrosa, pero no tanto como conducir un coche, por ejemplo, y nadie clama por el fin de la industria automovilística. Conducimos porque es cómodo y tratamos de minimizar los riesgos. Con la energía nuclear deberíamos hacer lo mismo. La energía nuclear es barata y no afecta al clima pero es arriesgada, y más aún si se construye sobre fallas como se hace en Japón y en California. El caso de la central de Fukushima demuestra que las precauciones que se tomaron no fueron suficientes y que hay que tener aún más cuidado.

Lo que espero que salga bien de este accidente nuclear es: que no haya grandes escapes radioactivos, una revisión a conciencia de la industria nuclear y un rediseño de las plantas para hacerlas más seguras. Espero que esto también provoque un aumento de la inversión en la energía solar y la eólica, que aunque son menos eficientes, son más seguras. Mientras tanto, mi corazón está con los héroes que luchan contra el accidente nuclear en este momento, poniendo sus propias vidas en riesgo.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Gerard en marzo 18, 2011  · 

Me gustaria poder ser la mitad de optimista que tu. Según unos cálculos que hice hace unas horas, las fugas que ya se han producido ya son cuanto menos, significantes y al 99% llevará efectos adversos sobre sus ciudadanos. Esperemos que estos sean lo menos graves posibles.

Un saludo!

nacho en marzo 18, 2011  · 

Tengo una posición muy cercana a la tuya en esto Martin. Me alegra comprobarlo ya que te tengo por un tio inteligente 🙂

Hoy escuchaba en una emisora Catalana a una persona que conocía de primera mano, el diseño de las centrales españolas. Una de las cosas que ha dicho es que por ejemplo Vandellós, siendo una central de la época y situación parecida a la de Fukushima esta construida sobre una cota 20 (20 metros por encima del nivel del mar). Explicaba que esa situación elevada no era casual y que se hizo expresamente calculando el nivel maximo que podía alcanzar un tsunami en el mediterraneo mas unos metros mas de seguridad. Decía que no entendía como la central japonesa no contaba con esa medida de seguridad.

Sobre este respecto, tengo especial interés en conocer tu opinión sobre un tema del que no se habla mucho. Y es la interrelación que existe entre este tipo de instalaciones y el mundo empresarial. De la lectura de multiples informaciones sobre el incidente, cada día que pasa tengo mas claro, que en este caso, quizas haya sido perjudicial que la responsabilidad de la central estuviera en manos de una empresa y que, en muchos momentos de la crisis, la reacción del gobierno japonés, pese a evidenciar una gran voluntad, parecía que iba a remolque de los acontecimientos. De hecho, a mi me sigue sorprendiendo la tibieza de las medidas adoptadas pese a la gravedad de los acontecimientos.

Rene Guzman Gil en marzo 18, 2011  · 

Hola Martín:
Me gusta lo que escribes. Muchas veces dices cosas que no me atrevo ni a comentar a mi familia. Soy un hijo del proceso también. Esa es la educación que supe conseguir.
Quiero decir que me gusta ver reflejado en tí, opiniones que a veces son las mías también. También somos de la misma quinta.
No es el caso de este artículo. Te agradezco lo positivo del mismo, pero no llega a conformarme.
Mi posición la he plasmado aquí: http://reneguzmangil.blogspot.com/2011/03/panico-nuclear-que-hemos-hecho.html , por si quieres pasarte y verla. No soy tan prolífico como tú, hecho que admiro de tí.
¿Que diste dos años como libre? Yo no creo haber sido capaz de dar ni una asignatura de esa manera. Sobretodo cuando, como tú dices, pueden preguntarte de cualquier cosa del programa, aún aquello que no dán nunca los profesores.
La verdad: Un capo.

Un saludo.

brunoahum en marzo 18, 2011  · 

Por lo que he leido y opiniones de ingenieros, etc, creo y espero que lo de Japon no pase a mayores. Aqui en Argentina los medios estan generando una situacion de miedo no solo por la gente de Japon sino que tambien por los que aqui habitamos ya que se esta hablando de la situacion nuestras plantas nucleares.
Solo espero que la gente que esta poniendo en riesgo su vida se vea lo menos afectada posible y que el pueblo Japones se recupere rapidamente de estos terribles momentos.
Un saludo

Bruno

POC en marzo 18, 2011  · 

Lo que ha quedado demostrado es que:

– Las centrales nucleares NO son seguras: ahora (y no antes) se ponen a hacer informes de seguridad exhaustivos donde se dicen que un gran número de centrales europeas no cumplen los requisitos de seguridad.

– Las centrales nucleares NO son rentables: Lo cual obliga a prorrogar su vida útil una vez tras otra, superando con creces el tiempo de funcionamiento para el que fue diseñada

– Las centrales nucleares NO son limpias: Y para colmo, la gestión de los residuos y sus altísimos costes corren a cuenta del Estado (no nos podemos arriesgar a que la eléctrica de turno quiebre y nos deje la mierda por ahí tirada)

Alberto Sanz en marzo 18, 2011  · 

Buenos días Martín,

yo me crié en Hospitalet del Infante ya que mi padre era Ingeniero Técnico en la central nuclear de Vandellós I ( http://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear_de_Vandellós ) y recuerdo como los medios en España hablaban del incidente como si de uno holocausto nuclear se tratara, finalmente se desmanteló la central nuclear.

En Hospitalet vivimos el incidente sin preocupación, salvando por supuesto el susto inicial, ya que teníamos claro lo que había pasado, si bien recibíamos continuamente llamadas de familiares preguntando cuando íbamos a salir de allí, q por la televisión decían que iba a explotar todo!!

Uno de los problemas principales que padecemos como sociedad no es la falta de información sino que en el canal informativo hay varios elementos:

– quien informa
– quien se informa
– la información

y lamentablemente lo más importante para muchos medios es la cantidad de lectores, si para eso tienen que sacrificar la información les trae sin cuidado, lectores, lectores, lectores, …

Juegan con nuestros miedos y nos desinforman, no digo que lo que esté pasando en Japón no sea preocupante, lo que digo es que no se preocupan en informarnos, sino en asustarnos, deberíamos cambiar el nombre de los medios de información a asustadores.

Quiero estar informado, quiero saber que pasa y cuando sucede algo tan grave como lo del terremoto ( que eso es lo grave ) es normal que existan daños colaterales, y por supuesto que lo de la central nuclear es grave.

Pero antes de empezar a cerrar centrales por falta de “medidas de seguridad” tal vez deberíamos reclamar estar mejor informados

Alfonso Doce en marzo 18, 2011  · 

Concuerdo contigo Martín en que esta gran tragedia será superada. Demorará bastante, pero estimo que la cultura, el profesionalismo y sobre todo el tesón y solidaridad del pueblo japonés contribuirá para lograr salir de esta encrucijada en que se encuentra. Ya ha dado ejemplos de ello en otras ocasiones, tal vez peores. No debemos descartar, entre el cúmulo de noticias negativas y alarmantes, el componente presente de intereses sectoriales de todo tipo (mediáticos, políticos, comerciales, etc.) , siempre al acecho de situaciones propicias – Dentro de lo mínimo en que cada uno de nosotros, en lo individual, puede ayudar, es haciendo votos para que Japón vuelva a surgir de estas dolientes cenizas a fin que su pueblo, hermanos nuestros en la humanidad, sienta nuevamente el orgullo del deber cumplido. Estimo que lo merecen. – En lo referente a las centrales nucleares, dejaría el tema para que urgentemente lo analicen en profundidad y a escala mundial los profesionales pertinentes, a la luz de los hechos acaecidos en todos los años de actividad de estas plantas en el planeta.

Sergio Nerome en marzo 18, 2011  · 

Hola Martín que tal, te comento que aquí en Argentina, hoy a partir de las 19hs, desde el Obelisco, la Colectividad Japonesa en la Argentina, se reunirá para manifestar su apoyo al pueblo japonés. Te mando un saludo.

Jose en marzo 18, 2011  · 

Hola Martin

Si bien normalmente estoy de acuerdo en que la prensa exagera, y bastante, porque el miedo vende, en este caso creo que la alerta está justificada. Es muy peligroso lo que está pasando en Fukusima y las repercusiones serán miles de casos al año de cáncer como Chernovyl (Chernovyl aumentó el cáncer en Europa). Muertes silenciosas, pero muertes.

El problema de Fukushima reside principalmente en el reactor que contiene Uranio y Plutonio, sobretodo en el almacén de las barras gastadas, como baje el nivel del agua, están perdidos puesto que esas barras no están protegidas por ningún sarcófago, y se incendiará y volatilizará material muy radiactivo. El Plutonio es el material más tóxico conocido, un nanogramo basta para matar a alguien, si añadimos isótopos de estroncio, cesio… No se trata sólo de la radiación, se trata de que como respires, ingieras una partícula la vas a incorporar al organismo, por ejemplo en los huesos o en ciertos órganos y desarrollar cáncer seguro.

Si consiguen que no se haya roto nada de la vasija(no se lo cree nadie puesto que se ha detectado cesio) no sería tan grave puesto que los materiales radiactivos tendrían vida media corta. En caso contrario, si se incendian las barras gastadas, será peor que Chernovyl, no tanto por la tierra, sino por el mar.

Aunque el viento se lleve las partículas y estas caigan al mar, eso no significa que no acepte a Japón, o a España, dos de los países con mayor flota pesquera del mundo. USA pesca muchísimo en las islas kuriles. Los animales concentran la radiactividad, empezando por el plancton que cubre el pacífico, y siguiendo con toda la cadena trófica que se alimenta de él.

Pablo Bueno en marzo 18, 2011  · 

Creo que los políticos deberían cuidar su lenguaje. Hablar de “pandemias”, “estados de alarma” y “holocasto nuclear” tan a la ligera desinforma y asusta.

Jose en marzo 21, 2011  · 

Los seres humanos estamos diseñados para aguantar radiación natural, ni más ni menos allí donde haya granitos hay radiación, por ejemplo en la Sierra Madrileña, si tienes una bodega o sótano tienes que ventilarlo regularmente.

El cuerpo se defiende de múltiples formas, si el daño en el ADN es pequeño lo repara, si no dispone de suficientes recursos o el daño es muy significativo suicidando a la célula. Cuando nos quemamos al sol y nos “pelamos” no se trata más que de millones de células que han recibido demasiada radiación UV y se suicidan, eliminando una capa de piel. Si penetra demasiado es cuando se puede provocar el cáncer de piel.

La radiación de neutrones de alta energía es como una bala frente al organismo. Cuando se hace una foto de microscopia electrónica de aceros sometidos a radiación se observan “árboles invertidos”(penetra recto y luego forma ramas) de unos centímetros de grosor, en ellos se observa que un sólo neutrón es capaz de distorsionar la célula cristalina de miles de átomos. Esto penetra mucho más que a la piel, y si las partículas radiactivas se ingieren directamente a los órganos.

Los militares usan uranio en los tanques y en la artillería por ser muy denso y barato. Si contiene pequeñas cantidades de plutónio no se observan grandes problemas en cuanto a radiación(mientras el tanque o los proyectiles están intactos), pero si se han observado en aquellos que han vivido cerca de dónde se han producido explosiones, muchos niños con mutaciones. El polvo producido al explosionar parece mucho más peligroso. Hablar de radiación solamente es engañar a la gente, no es lo único a tener en cuenta.

De la misma forma que los medios de comunicación engañan a la gente para meter miedo por ejemplo porque hay intereses económicos(p.ej invadir Iraq) a veces se produce el efecto inverso: No conviene que la gente deje de consumir arroz de una zona radiactiva que además es la mayor del país(ruina económica), no conviene que la gente deje de ir de vacaciones(ruina turística) o venda sus casas(ruina inmobiliaria). Los medios pueden ocultar la verdad mientras los japoneses desconfíen y con razón.

Por mi familia científica conozco de muchos casos de información que se oculta para “no crear alarma social”, que cómo al científico que ha hecho los análisis se le ocurra publicarlo, se le cae el pelo. No me fio un pelo de los japoneses, ya que desde el primer día han ocultado muchas cosas que resultaban evidentes para alguien que supiera un poco del tema, los japoneses son famosos por callarse para “evitar conflictos”.

La radiación es de esas cosas que ni se oye, ni se ve, ni se huele, ni se siente y toda precaución es poca. A quien no le afecta no le importa, pero cuando te toca vivirlo no te hace ninguna gracia. Que un chaval de 12 años coja leucemia y muera para los padres es peor que la muerte.

Ana María en abril 5, 2011  · 

Recomiento para leer explicaciones técnicas serias LA PIZARRA DE YURI.

Gerard en abril 7, 2011  · 

Martin,

Hace tiempo que llevo pensando sobre tu visión en esta entrada y no puedo menos que ofrecer mi visón completamente distinta. Dices que lo peor ya ha pasado, yo creo que todavía está por llegar: aumento de la incidencia de tumores entre la población, aumento de malformaciones fetales, (en 8 meses podremos hacer una valoración objetiva), abortos y una disminución de la salud de muchos ciudadanos.

Además, creo que Japón como exportador y siendo este un mundo cada vez más globalizado y intercomunicado, los efectos de un desastre como éste, no sólo afectaran en su lugar de acción, sino que los efectos ionizantes podrán extenderse fácilmente en distintas partes del mundo. La epidemiología de los próximos años, también me dará la razón.

Finalmente, creo que la energía nuclear no me parece barata, no cuando existe la posibilidad que se produzcan accidentes como éste. Quizás si se instalaran solo un reactor por cada central nuclear, estuvieran en activo el período por el que estuvieron construidas y no se alargase más su vida, y los técnicos encargados de realizar las inspecciones de seguridad no fueran gratificados con cenas y mujeres espectaculares, entonces en este caso, no creo que la energía nuclear sea barata.

Hasta hace poco sí que lo era, pero creo que para muchos ciudadanos que hayan sido afectados de forma directa o indirecta o se vean inmiscuidos en problemas de salud graves en un medio plazo de tiempo, al igual que yo, tampoco pensarán que la energia nuclear sea una fuente barata y limpia.

Gerard Turmo

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets