CAIRO, EGYPT - FEBRUARY 08:  Google marketing ...

Image by Getty Images via @daylife

Wael Ghonim estuvo en TED, pero solo de manera virtual: a través de vídeo. Antes de la revolución egipcia, había mcuha gente asustada, y los que no lo estaban recibían palizas para que lo estuvieran. No nos gusta ver a algunos egipcios en la miseria mientras otros roban millones. La revolución egipcia comenzó con una página de Facebook en honor a Khaled Said, un hombre que fue torturado y asesinado por Mubarak, y a la primera manifestación silenciosa en Alejandría fueron miles de personas. El régimen les atacó a pesar de que fueran manifestaciones pacíficas, pero la gente siguió protestando, y la revolución llegó a Túnez. Wael estuvo detenido durante 12 días, con los ojos tapados y las manos atadas. No quiere hablar de la manera en la que le trataton, pero supongo que le torturaron. Después le dejaron ir, y cuando salió vio que el mundo había cambiado, y escribió “vamos a ganar porque no entendemos la política”. Vamos a ganar porque estamos dispuestos a luchar por nuestros sueños. Los egipcios sintieron que la libertad estaba cerca, y aprovecharon el momento. El poder de la gente es mucho mayor que el de la gente en el poder.

Enhanced by Zemanta

Antes de nada, recomiendo que lean la vida de Muammar al Gaddafi en Wikipedia, y cuando hayan terminado, seguramente se pregunten cómo una persona tan horrible puede seguir siendo gobernador de Libia. Ahora que los libios están siendo masacrados por Gaddafi y que está claro que quieren que se vaya, ¿no debería la OTAN ayudarles enviando fuerzas armadas que ayuden a dar la vuelta a la situación? No estoy diciendo que un ataque directo sea lo correcto, pues esto puede conllevar la exaltación del nacionalismo y aun más muertes de civiles. Estados Unidos y la Unión Europea deberían dejarle claro a Gadaffi que como no deje de matar civiles, como no gobierne de manera democrática y permita la libertad de prensa, pasarán a la acción. EEUU ya casi mata a Gadaffi en 1986, así que seguramente comprendería las implicaciones de desobedecer a las potencias. Lo primero que se podría declarar es una “no fly zone” para prevenir que Gadaffi siga exterminando a su gente, que no pueda traer más mercenarios extranjeros de Africa.
La diferencia entre Gadaffi y el resto de dictadores es que él además es patrocinador del terrorismo internacional, como el caso del avión de Pan Am que explotó a causa de una bomba sobre Lockerbie, Escocia, causando 270 muertos entre pasajeros y habitantes de la ciudad.  Es más un Saddam Hussein que otra cosa.  De cualquier manera, es posible que Gaddafi caiga por la presión de los libios, pero si continúa matando con ayuda de mercenarios, creo que EEUU y la UE deberían plantearse enviar fuerzas armadas. La amenaza de ataque podría funcionar mejor de lo que lo hizo el ataque en sí en Afganistán e Irak.  Cada vez se escuchan más voces árabes pidiendo ayuda.  Y tenemos que tener en cuenta que esto no es una guerra civil.  Esto es un señor que robó a su pueblo y con ese dinero ahora contrata fuerzas extranjeras para atacarlo.  Es Gadaffi el primero en traer intervención extranjera, la UE y USA entrando en el conflicto no serían los primeros extranjeros.

Agregado a las 16 horas del viernes Feb 25:  Tal como están las cosas en Libia ahora parece que los libios van a lograr su liberación sin ninguna ayuda pero aún no se sabe.

Probablemente se acuerden de los dibujos del periódico danés que enfurecieron a muchos en el mundo musulmán. Hubo manisfestaciones en todo el mundo en las que, según Wikipedia, murieron más de 100 personas. Dejando de lado la polémica sobre lo ofensivo de los dibujos, lo más importante de este ejemplo es que cuando los musulmanes quieren organizarse y protestar sobre algo importante para ellos, lo hacen.

Actualmente hay 16 millones de musulmanes en la Unión Europea viendo como sus hermanos están siendo masacrados en países como Túnez, Egipto, Bahrein y ahora Libia. Manifestantes que mueren por la liberación de su país de un dictador ladrón al que no le importan los derechos humanos, y roban al país para satisfacer sus necesidades y las de su familia. Así que ¿por que no organizar mainfestaciones contra ellos? Los musulmanes son una fuerza política en Europa, seguro que si se organizaran tendrían el apoyo del resto de la sociedad y con ello podrían conseguir una política exterior europea a favor de la democratización en el Magreb y en Oriente Medio.

Yo me uniría sin pensarlo a una manifestación en contra de Muammar Gadaffi y a favor de la democratización de Libia, una manifestación por el fin de la violencia y a favor de elecciones libres y transparentes en toda la región. Pero por ahora las manifestaciones no están teniendo demasiado éxito, como por ejemplo la de Londres a la que solamente acudieron unas 200 personas.

Como demostraron las manifestaciones contra los dibujos del periódico danés que mencionaba antes, no es la falta de organización lo que evita que los musulmanes se manifiesten contra la tragedia de Libia. En esta ocasión se organizaron muy bien, llegando incluso a provocar situaciones violentas. Entonces, ¿por qué no se organizan para ayudar a sus hermanos? ¿Podría ser que los imanes están preocupados porque las manifestaciones en el mundo árabe son principalmente ateas, políticas, a favor de la democracia y de la modernización, conceptos que ellos no comparten? Yo tengo amigos musulmanes que, como yo, están todos el día pegados a Aljazeera y a Twitter, esperando noticias de las revueltas árabes. ¿Por qué no tratan de organizar y presionar la instauración de una política europea que les ayude?

President George W. Bush and Egyptian Presiden...

Image via Wikipedia

Los egipcios han luchado valientemente, han echado a Mubarak y le han dado el poder a los militares. Pero resulta que el ejército egipcio está bastante controlado por USA, ya que fueron ellos los que lo financiaron y lo entrenaron.  Se calcula que USA ha dado al ejército Egipcio unos $40 mil millones de dólares. Así que los egipcios, sepan esto o no, le han dado un poder bastante considerable a USA durante su revolución. En América Latina y otros puntos del mundo, darle más poder un cuerpo militar que se apoya en USA habría significado un tremendo paso atrás.  Es por eso que esta situación deberá cambiar pronto, y a favor de los egipcios.  Y lo mejor que puede ocurrir para Estados Unidos y la Unión Europea es ser esta vez facilitadores de progreso.

Los egipcios se merecen una transición hacia la democracia transparente y fácil, y Estados Unidos tiene que tener cuidado de no verse asociado a los militares egipcios, sino con las fuerzas democráticas que – esperemos – tomarán el poder. USA también debería tratar de evitar el surgimiento de otro Mubarak, un militar como Hugo Chávez que después de tratar de tomar el poder por la vía militar, cambió su uniforme por ropa de civil y llegó al poder, pero que gobierna como un militar. Los egipcios, USA, Obama y Clinton pueden salir todos ganando de esta revolución, pero aún quedan muchos obstáculos que superar.

Después del fracaso que fue la intentona de promoción de la democracia en Afganistán y en Irak, USA tiene la oportunidad de hacerlo bien en Egipto, y gastando mucho menos dinero: algunos miles de millones de dolares frente al billón de dólares que se gastaron en Irak y Afganistán. Puede fundar la estabilización de Egipto y con ello prevenir el ascenso de los grupos terroristas o de Hamas que pudieran surgir a raíz del descontento. Egipto puede convertirse en lo que Irak nunca consiguió ser, pero por ahora sigue siendo uno de los países más pobres del mundo per capita, y necesita urgentemente fondos para su estabilización. Lo que debería hacer el gobierno ahora es prevenir la falta de comida y asegurarse de proveer de necesidades básicas a toda la población, y para llevar esto a cabo se necesita ayuda de USA y de EU.
Obama puede hacer en Egipto lo que los Neoconservadores trataron, sin éxito, de conseguir en Irak. La ayuda a Egipto en estos momentos será seguramente reconocida a nivel mundial. Y por último, y para que todos podamos aportar nuestro granito de arena, en cuanto todo se calme podríamos ir pensando en viajar a Egipto en vacaciones, y aparte de visitar un país precioso, ayudaremos un poco a su economía.

Enhanced by Zemanta

Como digo en mi artículo publicado el pasado fin de semana en el Huffington Post, a pesar de la represión y las decenas de fallecidos en los enfrentamientos durante el último mes en Túnez, me alegra el inesperado final de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, llevado a cabo por los propios ciudadanos.

Nuestra fundación Safe Democracy fue co-organizadora de la Cumbre Internacional sobre Terrorismo, Democracia y Seguridad en marzo de 2005 y organizadora del Atocha Workshop 11-M, en las que se trataban temas relacionados con los países árabes/musulmanes. Además del propio Túnez, también he visitado Siria, Líbano, Marruecos, Egipto y algunos territorios palestinos y he estado en contacto con muchos gobiernos de países musulmanes. La mayoría de estos países tienen jefes de Estado vitalicios, y es bueno ver cómo por primera vez un dictador corrupto que llevaba en el poder desde 1987, se ha visto obligado a abandonar su puesto no por una intervención del ejército estadounidense/europeo sino por una rebelión popular. Y, como este artículo explica, fueron de gran ayuda los documentos de los diplomáticos de EEUU y de Wikileaks, quienes revelaron detalles de lo que muchos ciudadanos tunecinos ya denunciaban: la corrupción y los abusos del Gobierno de Ben Ali. Se nos presenta entonces una clara paradoja. EEUU y EU gastan miles de millones de dólares y sacrifican cientos de miles de vidas humanas en enormes intervenciones militares en Iraq y Afganistán, las cuales tienen muy poco éxito en establecer cambios positivos para la población. Y sin embargo, diplomáticos estadounidenses que narran la historia detallada de la corrupción en el régimen tunecino, un grupo de periodistas de Wikileaks y la colaboración del soldado Bradley Manning, combinados con la furia de un pueblo estafado y activo en redes sociales y teléfonos móviles, resultan ser una mayor aportación a estos cambios que una década de intervención militar en el mundo musulmán. Por supuesto que la situación en Iraq, Afganistán y Túnez no es la misma y que el gran mérito lo tienen los propios ciudadanos tunecinos. Pero aún así, como explica este artículo del New York Times, muchos países árabes/musulmanes miran ahora a Túnez y se preguntan por cuánto tiempo podrán ellos aguantar con su propio “Ben Ali”. Sobretodo el cercano Egipto.

Es interesante cómo la combinación de los ciudadanos tunecinos enfurecidos, Wikileaks, diplomáticos americanos, un soldado disidente y los medios sociales causaron el estallido de la rebelión. Seguramente, si hubiera sido Hillary Clinton quien hubiera demostrado a los tunecinos la corrupción de Ben Ali, la revuelta no hubiera tenido tanto éxito. Lo que el mundo occidental no ve es que el cambio es posible, pero que lo máximo que pueden hacer es encender la chispa, no “construir naciones”. Creo que la diplomacia de EE.UU. y Europa debe aprender mucho sobre Túnez y reconsiderar su idea sobre Wikileaks, las redes telefónicas y sociales y el poder de la pura verdad cuando los dictadores pierden el control del mensaje popular.

Recomiendo leer el cable original de Wikileaks sobre Túnez para entender la ira de la población del país.

Rusia sufre del terrorismo islámico. China sufre del terrorismo islámico. EE.UU. está implicado en dos guerras mortales y caras contra el terrorismo Islámico. Parece que la administración Obama une los puntos y comienza a tratar con China sobre este asunto y creo que debería hacer lo mismo con Rusia.

Si la mayor amenaza de desestabilización a nuestra seguridad son los sucesores de Osama bin Laden armados con dispositivos nucleares, por qué no colaborar con naciones con quienes tenemos mucho más en común que con los Talibanes y evitar esta amenaza. Además, estas naciones son geográficamente mucho más cercanas al epicentro de violencia islámica que los EE.UU. y, por ejemplo, Rusia, ha luchado contra los mismos enemigos que EE.UU. Y hay muchas otras razones para colaborar más allá de la real, aunque aún muy poco probable, amenaza de terrorismo nuclear.

Rusia y China eran dictaduras comunistas, ahora son capitalistas y autocráticos. No son todavía democracias en el sentido occidental de la palabra, pero seguramente están mucho más cerca de nosotros que en los años 70. Esta evolución solo parece ser un movimiento en la dirección correcta y una razón suficiente para establecer lazos más cercanos.

Con Bush yo sentía que los viejos halcones que controlan la política exterior no podían aceptar que Rusia y China habían mejorado enormemente. Con Obama y Clinton podríamos empezar a darnos cuenta de que la era de forzar a los otros a ser como quisiéramos que fuesen ha terminado, y que ha comenzado una nueva era en la que la tendencia será algo más similar a “bueno, cada uno de nosotros tiene sus gustos y preferencias, pero eso no quiere decir que no podamos encontrar puntos en común y ser amigos”.

Inclusive, USA ha competido palmo a palmo con China y Rusia en materia de abusos de los derechos humanos. Entre la pena de muerte, Guantánamo, Abu Gharb y el bombardeo de poblaciones civiles, USA ha causado más daño durante los últimos 20 años que Rusia y China en conjunto.

Así que mejor hagámonos amigos.

Recién, mi amigo Pablo Larguía me contó que iba a cenar con José María Aznar, ex Presidente español, que está de vacaciones por aquí. Durante la presidencia de Aznar estuve algunas veces con él y, en general, mi experiencia fue negativa, especialmente porque lo encontré una persona de trato muy difícil. Un presidente opuesto a Felipe González, Bill Clinton o Tony Blair que cuando hablas con ellos son ellos los que quieren aprender de ti.

José María Aznar es como esos profesores del colegio que cuando levantas la mano….te ignoran. Recuerdo una discusión que tuvimos en La Moncloa en la que yo le decía que su postura como presidente en temas de relaciones exteriores no estaba alineada con los intereses y afinidades históricas de España y le sugería un enfoque diferente. Le dije que si las empresas españolas tenían tanto capital metido en Latinoamérica que era incoherente que su gobierno se preocupara tanto por Medio Oriente. Que tenía que participar más en temas latinoamericanos desde la postura de la cooperación. Pero él me dijo que el Medio Oriente era clave para España, aunque nunca me explicó por qué. Parecía obsesionado con los países árabes e Irán. Y esto fue antes de la invasión de Irak, que tuvo consecuencias trágicas para la política exterior de España y para su gestión.

Ahora, volviendo al 2009, lo que realmente no entiendo es por qué Aznar sigue hablando tanto de Medio Oriente sin reconocer sus errores que le costaron la presidencia, concretamente, el tema de invadir Irak junto a USA y el de culpar a ETA por el 11M, causado justamente por terrroristas islámicos.

Lo que Aznar tendría que hacer ahora para lograr reposicionarse como ex Presidente es, por un lado, reconocer sus errores y, pasado esto, hablar de un solo tema: el bolsillo de los españoles. Aznar no hizo una mala gestión económica y en estos tiempos de crisis no se si no sería mejor tener a él que a Zapatero. Lo concreto que puede decir Aznar es que cuando él era presidente el panorama económico era mucho mejor que el actual. Su aburrido lema de que “España va bien” le daría mucha nostalgia a los españoles en paro en la España actual, que va tan mal.

Pero Aznar sufre de un problema concreto y es su soberbia. Es curiosa realmente. Tiene temas incurables como llamar a Obama exótico, lo que hizo en Vanity Fair. Es como que tiene el prejuicio a flor de piel. Aznar tendría que aprender de Tony Blair, un ex Presidente que está tratando de participar positivamente en Medio Oriente y que será recordado como un Presidente que cometió el error de apoyar a Bush en la invasión de Irak, pero que el resto de su gestión fue bastante buena.

Ya se que para los republicanos decir que la Reina Rania de Jordania es la mejor reina del mundo, es como decir que alguien ganó la competencia siendo el más alto de los enanos. Pero así como no soy religioso, pero puedo apreciar el arte o la música religiosa, siendo republicano puedo apreciar a peores o mejores monarcas. Y para mi la reina Rania es, sin duda, la mejor reina del mundo y este video explica en parte por qué.

Para entender más recomiendo ver todo su canal en Youtube. Además he estado en Jordania, recorrido el país, ayudado en sus proyectos educativos en parte sacado de Educ.ar, he conocido al rey y a la reina y son personas realmente admirables.

En la euforia general europea tras el triunfo de Barack Obama en Estados Unidos, empieza a surgir la pregunta sobre el estado de la integración de las minorías en Europa. Muchos se preguntan si podría haber un Obama en Francia, Inglaterra, o Italia y todos responden lo mismo: no. Y no por un buen tiempo”. Son las palabras de Steven Erlanger en un breve artículo publicado en el International Herald Tribune.

Pero ahora, visitando a la Argentina, mi país natal, que tiene muchos problemas pero por suerte no el de los nacionalismos y los prejuicios hacia el inmigrante como mi país adoptivo, España, me pregunto si podría ser llegar a Presidente en España alguien con “pinta” de extranjero, o concretamente un hijo de inmigrantes.

España tiene actualmente el 11,6 por ciento de su población inmigrante, prácticamente la misma en términos porcentuales que Estados Unidos, que tiene el 12,9 por ciento. Pero a pesar de que los porcentajes de población inmigrante en España y en Estados son casi iguales, las diferencias de representación política entre ambos países son abismales. En Estados Unidos las minorías están mejor organizadas y mejor representadas en el sistema político. Obama no es el único caso en Estados Unidos de inmigrantes o hijos de inmigrantes en la política, hay más: el gobernador del Estado de New Mexico, Bill Richardson, ex embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas o Antonio Ramón Villaraigosa, actual Alcalde de la ciudad de Los Ángeles.

En España, de los 200 políticos más influyentes, prácticamente ninguno es inmigrante o hijo de inmigrantes.

Podríamos pensar que se trata de una cuestión de tiempo: en Estados Unidos los inmigrantes (y sus descendientes) llevan ya décadas y siglos, en cambio en España la inmigración es muy reciente, apenas de una década o a lo sumo dos.

Desde la expulsión de los musulmanes y judíos en 1492, España ha sido un país católico, monolítico y relativamente pobre, donde su gente emigraba a otros países. Gracias a la recuperación de la democracia y a la entrada en la Unión Europea, el país se transformó y progresó. Como parte de esa transformación, España recibió casi 5 millones de inmigrantes en 10 años. La población inmigrante pasó del 3 por ciento en 1998 al 11,6 por ciento actual.

La mayoría de los inmigrantes no pueden votar aún en España, ya que no son todavía ciudadanos españoles ni tampoco pueden ser representantes del gobierno de España. Es decir, aún hay pocos ciudadanos españoles de origen inmigrante, pero en los próximos años este indicador crecerá. Es muy importante tener en cuenta que los inmigrantes tiene el doble de hijos que los nativos, es decir que son el 11% de los habitantes pero tienen el 22% de los bebés.

¿Podría influir la elección de Obama en Estados Unidos y activar la movilización y el reclamo por los derechos de los inmigrantes en España? ¿Podrían los inmigrantes en España tener su propio Barack Obama?

Lo veo difícil.

Para que España tenga su propio Barack Obama deberían darse tres precondiciones que sí se han dado en Estados Unidos. Uno: que los inmigrantes se movilicen y generen líderes que luchen enérgicamente por los derechos de los inmigrantes y las minorías (los Martin Luther King ibéricos). Dos: que los movimientos de inmigrantes y de minorías estén más cohesionado para reclamar por sus derechos. Y tres: que la sociedad votante en España esté lo suficientemente madura para votar a un/a hijo/a de inmigrantes.

Yo creo que la sociedad inmigrante en España tiene la capacidad organizativa y de movilización a través de centenares de organizaciones, pero faltan líderes que vayan representando los intereses múltiples de los inmigrantes y que sean referentes para la sociedad española en su conjunto. Para que los inmigrantes den el salto político es imprescindible que aparezcan esos líderes que movilicen, cohesionen y demanden derechos de las minorías que existen hoy en España. Un ejemplo es el derecho a la reagrupación familiar, especialmente con hijos.

En cuanto a si la sociedad española está preparada para votar a inmigrantes o hijos de inmigrantes, hoy lo veo muy difícil. A España le falta muchísimo en este sentido porque el nivel de prejuicio es fuerte. Basta ver lo que se dicen en España entre catalanes y madrileños. Me cuesta imaginarme que España pueda votar dentro de 20 o 30 años a un hombre o a una mujer hijo/a de inmigrantes africano.

Hace poco escribí un artículo en mi blog en el que alertaba sobre el prejuicio que están demostrando los estudiantes de secundario (instituto) españoles hacia las minorías. Me cuesta creer que si estos prejuicios racistas calaron hondo en los secundarios de España, sean estos mismos jóvenes los que voten dentro de unos años a un presidente mitad africano o mitad latinoamericano.

En esta elección, los estadounidenses no sólo eligieron a un presidente, sino que han elegido una identidad. Y también en Francia debemos pensar nuestra identidad. Nos damos cuenta de que llegamos tarde y que Estados Unidos ha recuperado la antorcha de la revolución moral”, escribió el analista francés Dominique Moïsi en el International Herald Tribune.

Creo que es hora de que también España repiense su identidad, e integre mejor a sus propios inmigrantes y les abra las puertas al proceso político en una campaña de inclusión.

Joschka Fischer
Image via Wikipedia

Recientemente me reuní con Joschka Fischer, líder de “Los Verdes” y ex vice canciller y ministro de relaciones exteriores de Alemania. La reunión tuvo como motivo contarle sobre una idea que ya he publicado en este blog: la creación de un nuevo partido europeo.

A Fischer no le pareció una buena idea. Sus críticas eran razonables.

La idea del partido Europeo es la creación de un partido político que trata específicamente con el tema de integración humana en el continente europeo. Lo fui a ver a Fischer porque el es uno de los fundadores del partido Verde y el partido verde es el partido que trata el tema de cómo llevarnos bien con el medio ambiente y el Europeo trataría con el tema de como llevarnos bien entre nosotros, los seres humanos que vivimos en Europa. La idea del partido europeo es para la gente que cree que el modelo para el futuro no es tanto el nacionalismo como el concepto de una europa multicultural. El partido Europeo es el partido que respeta los deseos de las minorías, de los inmigrantes, el partido para los que cuando vemos un nacionalismo fuerte y una Europa débil nos preocupamos. Pero a Fischer le pareció que este concepto no era lo suficientemente potente como para crear un partido político. La verdad que al final me convenció y abandoné el proyecto pero igual lo blogueo para saber qué opinan los lectores de este blog sobre el tema.

Reblog this post [with Zemanta]
Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets