Hace unos años publiqué en mi blog lo que llamé el “índice de peligrosidad” (“Shortened Life Index” en inglés). Se trata de un ranking de países ordenados por la media de asesinatos y suicidios, ambos datos sumados, que se producen al año. Me pareció la mejor manera de conseguir un indicador que representara lo peligroso que es cada país. La peligrosidad desde mi punto de vista no la da sólo la probabilidad de que te maten sino también la forma de vida del país, más o menos proclive al suicidio. Con datos de 2012 la situación apenas ha cambiado en este tiempo: sigue existiendo una clara correlación inversa entre tasas de suicidios y tasas de homicidios en todo el mundo. Los países donde se producen muchos suicidios suelen ser lugares donde apenas hay homicidios, y viceversa.

Es difícil determinar las causas de estos datos pero hay un patrón que se repite: a más renta, más suicidios y a menos renta más homicidios. En países con renta per cápita alta como Japón, Estados Unidos o Suiza las tasas de gente que se quita la vida son elevadas mientras que las regiones con bajos ingresos sufren un gran número de homicidios y pocos suicidios. Quizá vivir en países donde el éxito es una constante crea una cierta dependencia de él, siendo el suicidio la solución rápida al fracaso. En países donde la miseria es la que predomina, echar la culpa del fracaso al otro es lo más fácil y la terrible solución, el asesinato. Latinoamérica encabeza la tabla por sus altos índices de criminalidad. Venezuela, Colombia, Brasil o México son los países más conflictivos e inseguros del mundo.

Es curioso que en Estados Unidos, siempre en el centro de la polémica por asesinatos mediáticos y el fácil acceso a las armas, sea más probable morir por voluntad propia que a manos de otro.

A pesar del terrorismo islámico que ha sacudido el mundo en este tiempo, países como Egipto, Arabia Saudí o Irán continúan en la parte baja de la tabla del “índice de peligrosidad”. Las inmolaciones de terroristas suicidas son poco representativas en términos de porcentaje y por la posición dentro del ranking parece que podría ser seguro vivir allí.

El caso de España e Italia es llamativo. La crisis económica ha pegado fuerte en ambos países pero la desesperación de la gente no llega, de manera general, al extremo de querer quitarse la vida. La media de suicidios es de las más bajas de Europa. En concreto en España, los constantes desahucios en estos años han provocado sonados suicidios de personas desesperadas tras perder sus casas. Han sido terribles pero por fortuna, casos aislados.

A continuación os dejo algunos gráficos con datos de suicidios, homicidios y el “índice de peligrosidad” de un grupo de países que hemos seleccionado.

Screen Shot 2015-06-10 at 17.42.44

indice de peligrosidad

La izquierda es la gran vencedora de las elecciones de ayer en España. Esta es mi opinión como persona neutral que ha votado tanto por el PSOE como por el PP en el pasado y esta vez por Ciudadanos. Por una parte creo que la clase dirigente, hasta ahora PSOE y PP, necesitaba un cambio radical y así ha sido. Por otra parte no creo que Podemos ni en concreto Pablo Iglesias logren reactivar la maquinaria necesaria para la creación de empleo en España y eso es lo único que este país necesita urgentemente. Los problemas de España se pueden resumir en creación de puestos de trabajo por parte de las empresas, creación de mejores puestos de trabajo y creación puestos de trabajo mejor pagados. Nada de esto llegará hasta que el paro baje a niveles en los cuales las empresas, como en otros países, se disputen a los empleados. Otros asuntos en España como criminalidad, sanidad, educación, infraestructuras, están razonablemente bien. El problema de la corrupción que obsesiona al electorado español es serio pero incomparable con la tragedia de tener a la mitad de la juventud sin nada que hacer, una generación perdida.

La buena noticia es que el desempleo bajo el gobierno del PP empieza a descender del estratosférico 27.1% hasta el 25% de ahora. Se han recuperado casi un millón de empleos. Ahora faltan 4 millones más. Para esto lo que España necesita son algunas de las políticas económicas del PP pero con menos énfasis en ayudar a las grandes empresas, que tienden a despedir y a reducir sus plantillas. España necesita mejor regulación para nuevas empresas, para “startups” para lograr que un nuevo tejido empresarial reemplace al viejo. Un ejemplo ilustrativo de los errores del PP es lo que ocurrió en el sector de la energía, donde el PP se cargó el sector empresarial relacionado con las energías renovables y favoreció a las grandes y decrépitas eléctricas. Ésta es una de las razones por las cuales creo en Ciudadanos y les he votado en estas últimas elecciones. Políticas económicas orientadas a la creación de empleo y menos corrupción. PP y PSOE se han convertido en partidos corruptos y poco democráticos por lo que una regeneración política es una buena idea. En general veo casi todo este proceso de cambio como algo positivo. Todo excepto Pablo Iglesias y su fondo chavista que podría acabar destrozando la creación de empleo. Basta ver a Grecia para comprobar dónde llevan las políticas populistas que propone Podemos. Ése es el único riesgo que veo para la recuperación. La esperanza es que Podemos pierda en las generales o si gana se vuelva menos enfocado en gastar la riqueza que no tenemos y más en crear la riqueza que necesitamos.

En mi carrera de emprendedor hice empresas en las áreas de medicina, telecomunicaciones, informática, internet.  Y sí, dije medicina.  En los 80 estudié un curso de medicina en NYU y trabajé con Claudio Cuello,  Cesar Milstein, el premio Nobel que descubrió los anticuerpos monoclonales y con Phil Gold, el científico que descubrió el CEA, primer biomarcador para detectar y observar el cáncer. La medicina siempre me interesó y quería comentar en este post un nuevo proyecto que queremos realizar mi amigo Leandro Sigman, consejero delegado de la farmacéutica española Chemo, y yo.  Se trata de un proyecto para el cual estamos buscando una mujer CEO.  Sí, habéis leído bien, una mujer CEO. Creemos que es un proyecto para las mujeres y como tal, debe ser dirigido por una mujer.  El proyecto es sencillo: consiste en convencer a la mayor cantidad de mujeres de menos de 37 años y sin hijos de que tienen que congelar sus óvulos.  Cuanto antes lo hagan en su vida mejor ya que tendrán más probabilidad de tener embarazos sin complicaciones e hijos sanos.  Lo que no saben muchas mujeres es que la salud de su bebé depende de la edad en la cual fueron congelados sus óvulos y no la edad en la que se queda embarazada.  Si una mujer de 43 años usa sus propios óvulos de cuando tenía 32 tiene muchísimas más probabilidades de quedarse embarazada y de tener un bebé sano.

En el 2000, cuando lancé Jazztel teníamos un mensaje que comunicar: había una alternativa mejor a Telefónica y se podían conseguir servicios de telecomunicaciones, mejores y más baratos.  Lo hicimos de una manera graciosa. Contratamos a ex ejecutivos de Telefónica a quienes les divirtió la idea de salir por la tele vestidos de presidiarios y decir que ellos “timaban a la gente”, que lo confesaban y que recomendaban usar Jazztel. En este caso el mensaje, si le queremos poner un tono gracioso, sería algo así como “congela tus óvulos y no te cases con el primer idiota que encuentres cuando tengas 35 años”, o “tira tu reloj biológico por la ventana”. O quizás con menos humor pero más significado: “yo también puedo ser madre a los 40”.  Porque digan lo que digan la triste realidad es que aunque las mujeres viven de media más de 80 años, su fertilidad cae en picado a partir de los 35.  Pero hay una manera muy sencilla de que “no se les pase el arroz” (cruel expresión española): congelar los óvulos. Cuesta 3000 euros y con eso pueden estar mucho más tranquilas de poder ser madres después de los 40.

Si eres mujer, vives o puedes trasladarte a Madrid, eres preferentemente médica, te consideras una gran comunicadora,  Leandro y yo podemos ayudarte a embarcarte en una tarea que puede ser interesante para ti y de enorme valor social para el resto de las mujeres. Nuestra tarea la vemos como una inversión en comunicación para guiar a cada mujer al centro adecuado donde someterse a un procedimiento de unas 5 horas que puede cambiar su vida.  Escríbeme a martinvars@me.com.

He usado a la vez y durante muchos años un iPhone y un Android. Dos bolsillos para dos teléfonos en dos compañías diferentes: Verizon para Android y T-Mobile para iPhone en Estados Unidos y Tuenti para Android y Vodafone para iPhone en Europa. Pero durante mucho tiempo mis favoritos han sido los Android. Hasta este mismo mes los Android podían hacer muchas más cosas que los iPhone. Había diferentes tamaños de pantallas para elegir y mi favorita siempre ha sido la de 5 pulgadas, mayor que la de cualquier iPhone. A la hora de compartir, Android era mucho mejor: podías compartir cualquier cosa desde cualquier servicio. Mientras, iPhone sólo elegía los más populares. Android permitía aplicaciones para controlar el WiFi, como la nuestra de Fon; iPhone no. Algunos teléfonos como los Samsung traían baterías reemplazables, en cambio el iPhone no y no hay ningún modelo que me durara encendido más allá de 5 de la tarde. Últimamente los Samsung, como el S5, eran también resistentes al agua lo que los hacía muy útiles en verano. Y luego estaba SwiftKey, el teclado multi-idioma que es capaz de leer mi mente (porque lee mi Gmail) y adivinar cuál es la siguiente palabra que quiero poner. Un teclado que me hizo olvidar esa horrible forma de cambiar de idioma en iPhone, pulsando un globo, un sistema claramente diseñado para usar sólo un idioma. Pero sigo usando iPhones. Los uso por otros motivos: uno importante es el diseño. Siempre son los teléfonos con mejor apariencia. Me gustan como objetos. En cuanto a video o fotos, no importa lo que lo Android hiciera que siempre el iPhone tenía mejores apps para fotos y cámaras. Lo mismo con los juegos: más y mejores para niños. En general casi cualquier aplicación tenía mejor diseño y funcionaba mejor en iPhone. ¿Pero de qué servía todo esto si el iPhone era muy pequeño para escribir bien, sólo funcionaba con un idioma a la vez y su batería no duraba más allá de las 5 de la tarde?

Bien, pues escribo esto ahora para decir que mi nuevo iPhone 6 es el primer teléfono, desde que Android se hizo competitivo, que supera a cualquier Android de los que tengo. He estado usando un HTC M8, un S5, un Moto G y un OnePlus One. Sí, todavía tengo mis dudas sobre la batería, no reemplazable del iPhone. Tendré que probar si dura al menos un día. Pero el iPhone 6 con 4,7 pulgadas tiene el tamaño perfecto, es muy, muy bonito, delgado y ligero, han dejado de lado el teclado único y acepta SwiftKey, permite perfiles WiFi que son casi tan buenos como las apps de WiFi como la de Fon, viene con 128GB de memoria que permite almacenar una gran cantidad de canciones en alta calidad de Spotify y los juegos que les gustan a mis hijos. Antes solía hacer “dieta de apps” con las aplicaciones de Leo, de 7 años, y Mia, de 3. La mayoría de juegos ocupaban cerca de 1 GB cada uno. Ahora nos podemos dar un atracón de apps y que sean ellos los que estén a “dieta de juegos”, pero teniendo donde elegir. También el iPhone 6 es mucho mejor en video y fotografía. El auténtico iPhone es el iPhone 6. Seguiré usando Android junto con mi iPhone pero el tiempo que le dedicaré a iOS subirá muchísimo. Dicho esto, no quiero acabar sin hablar de uno de los factores clave: el coste. El iPhone cuesta 700€. Sí, 700€ sin tener en cuenta falsos descuentos con contratos y permanencias. Eso es lo que realmente vale, lo que se lleva Apple. Mientras por 100€ puedes tener un Moto E sin contratos y libre. Un Moto E no es ni el 15% de lo que es un iPhone 6. Si eres, como la mayoría de la población, una persona que controla sus gastos, un Moto E es un 80% de lo que el iPhone 6 es, por un 15% de lo que cuesta éste. La principal habilidad de Android que Apple nunca tendrá es la capacidad de llevar Internet al 84% de la humanidad y eso es lo que debemos agradecer a Google. Incluso un iPhone de los antiguos cuesta todavía cuatro veces más que un Moto E. De ahí que el iOS sólo esté en un 11% de todos los smartphones que se venden hoy día en el mundo. Sin olvidar que los Android siguen siendo los mejores a la hora de compartir: ofrecen su sistema operativo a otros fabricantes a coste cero haciéndose así mucho más competitivo y además permiten compartir cualquier cosa desde cualquier app. Me parece mal que Apple elija sus ganadores y perdedores limitando el envío de archivos sólo desde sus servicios preferidos.

Incluso Google, a través de sus trends, te dice que con sólo un 11% de la cuota de mercado en total, iPhone siempre consigue más titulares que Android. 

No es menos trágica la muerte de 1500 civiles en Gaza a manos de Israel que la de medio millón de civiles en Irak a manos de EEUU, Europa (incluida España que participó en las invasiones de Irak y Afganistan) y a manos de otros musulmanes en el letal conflicto que enfrenta a Sunitas contra Chiitas. La muerte es siempre horrible y más cuando en gran parte es de víctimas civiles. Tampoco quiero trivializar lo que Israel está haciendo en Gaza por ser muchas menos víctimas en comparación con otras matanzas masivas de civiles musulmanes en Oriente Medio en las últimas décadas. Éstas han hecho que por cada musulmán que es víctima del ejército Israelí hayan muerto más de 800 a manos de los ejércitos de Estados Unidos, Europa, y especialmente asesinados por otros musulmanes.  Mi preocupación viene porque una de las características más claras de los antisemitas es tener una indignación selectiva.  Es por eso que, lamentablemente, la reacción de Javier BardemPenélope Cruz y Pedro Almodóvar llamando a Israel “genocida” es antisemita.  Especialmente por llamar genocida a Israel, un país constituido en 3 cuartas partes por judíos que vivimos un genocidio de tal escala que hoy en el mundo, a pesar de haber 7 veces más habitantes que en 1900, aún hay menos judíos que entonces. Somos sólo 14 millones en un mundo de 7200 millones de personas. En España sólo 30 mil en un país de 43 millones.  O para medirlo de otra manera: mientras que los nazis mataron al 40% de los judíos del mundo (6 millones), Israel ha matado a 1500 palestinos, España y sus aliados en Irak y Afganistán, según varios cálculos, mataron a medio millón de personas y no se habla de genocidio. En 1990 había dos millones de habitantes en los territorios palestinos, hoy hay más de 4 millones.

ESPAÑOLES SE MANIFIESTAN EN CONTRA DE ATAQUES DE ISRAEL

Ser antisemita consiste en  horrorizarse selectivamente de lo que hacen los judíos y de no demostrar la misma indignación cuando otros grupos étnicos o culturales hacen lo mismo o incluso algo peor.  No es que Israel no cometa excesos en su defensa contra Hamas. Efectivamente los comete y yo como judío sufro a diario igual que todos los demás cuando veo la muerte de inocentes. Pero estos excesos son especialmente ilustrados en la prensa española y no por ejemplo los de Bashar Al Assad que a pocos kilómetros de Israel ha asesinado a 150 mil de sus ciudadanos. La respuesta excesiva de Israel tras recibir 2000 bombas lanzadas por Hamas contra su población civil es menor comparada con lo que cometieron los ejércitos de Europa y Estados Unidos en Irak y Afganistán o lo que está cometiendo Bashar Al Assad con su propio pueblo. Es esa indignación selectiva la que me preocupa justamente porque lleva a agresiones y hasta a asesinatos contra judíos de la diáspora como vimos en Bélgica y Francia. Porque no todo el mundo tiene claro que una cosa es ser judío y otra ser ciudadano de Israel. Yo soy judío y no soy ciudadano de Israel sino de España. ¿Dónde estaban Cruz, Bardem y Almodóvar cuando en la vecina Argelia se asesinaron a más de 100 mil civiles en la última década? ¿Dónde está su denuncia sobre lo que los extremistas musulmanes de ISIS están haciendo estas semanas con las comunidades cristianas de Irak? Sería muy diferente si Almodóvar, Cruz y Bardem hubieran pedido lo que todos deseamos urgentemente: un alto al fuego y  la paz entre israelíes y palestinos tal como fue pactada en el Tratado de Oslo. Pero llamar a los israelíes selectivamente genocidas, eso es antisemitismo.

Agregado posterior: buena noticia, Penelope Cruz y Javier Bardem se acaban de arrepentir de llamar a Israel genocida y dijeron que se declaran en contra  del antisemitismo.  Me alegro que se dieran cuenta porque les he conocido en persona y me parecieron gente entrañable y me había dolido mucho su aseveración. Pero queda mucha gente en España que sufre de indignación selectiva y por eso dejo mi artículo.  Si ellos se dieron cuenta, probablemente porque están expuestos a otras culturas, espero que otros también se den cuenta.  Y termino diciendo que lamentablemente España es un país con muchas indignaciones selectivas, últimamente otras que me duelen son la de los catalanes a los madrileños y los madrileños con los catalanes.

(Foto: El Universal)

¡Lo hemos conseguido!

Screen Shot 2014-05-13 at 11.03.33 AM¡Gramofon ha llegado a la meta que pusimos en Kickstarter y el producto será una realidad muy pronto! Muchas gracias a todos los que habéis colaborado y lo habéis hecho posible.

A la campaña aún le quedan 2 días para finalizar por lo que todavía se pueden reservar más unidades de Gramofon con un gran descuento. Por sólo 39€/$50, gastos de envío incluidos, puedes hacerte con la tuya.

La acogida del producto ha sido impresionante. Tanto los “backers” como la prensa han hablado muy bien de nosotros. Aquí una muestra:

– “Podría pasar por un disco duro, pero en su interior se esconde un módem y un ordenador mínimo para gestionar y sincronizar la música”. – El País

– “Al igual que las antiguas «jukebox» (…) este nuevo «gadget» permitirá, entre otras cosas, transmitir archivos de música en la nube y controlarse a través de dispositivos móviles”. — ABC

– “Gramofon, un dispositivo para escuchar música con el móvil como mando a distancia”. — RTVE

– “Una alternativa barata a reproductores de música inteligentes como Sonos”. — The Guardian

– “El Apple TV para tu equipo de sonido”. — TechCrunch

– “Gramofon, con un nombre adorable,  compite con otros “streamers” de audio y archivos multimedia como Sonos o Roku”. — CNET

– “Mandar música a tus altavoces de casa debería ser sencillo pero es un lío. Gramofon quiere ponerle solución”. — The Verge

– “Gracias a la gran experiencia de Fon diseñando routers, tus amigos también pueden usar Gramofon para conectarse al WiFi de casa, sin necesidad de contraseñas”. — The Next Web

– “Utiliza el WiFi como una especie de autenticador para hacer del consumo de música algo social”.– Giga Om

– “Los amantes de la música estarán encantados con Gramofon (…) Se configura en menos de cinco minutos y funciona a la perfección”. — Business Insider

Y la experiencia con Kickstarter fue muy buena. La plataforma es una manera sencilla y barata de conseguir que un producto nuevo tenga éxito pero también una manera sencilla y barata de fracasar. Sin Kickstarter, nos hubiera costado alrededor de 3 millones de dólares saber si Gramofon gusta o no. Sin embargo, ya tenemos resultados y estamos muy contentos de que a la gente le haya gustado tanto el producto.

Por último quiero dar las gracias a todo el equipo de Fon que ha hecho posible este proyecto. ¡Ha sido un placer trabajar con vosotros!

disney miaSoy padre de seis hijos pero no psicólogo infantil así que lo que voy a exponer viene de mi experiencia y no de mis estudios. Aun así pienso que es igualmente válido. Es sobre la pregunta que una vez me hizo alguien sobre para qué necesita un niño de dos años vivir experiencias increíbles si luego no las va a recordar. Y esto es lo que pienso: sí, es bueno que viva experiencias increíbles, y no, no las van a recordar. Pero no es algo contradictorio. Me explico:

¿Por qué llevar, por ejemplo, a tu hijo de dos años a Disney World o a cualquier otro lugar de vacaciones hecho especialmente para niños? Pues porque, según mi punto de vista, los hijos están hechos de una “arcilla parental” muy especial que de alguna forma se solidifica al final de la niñez. Sí, ellos tienen su propio molde o estructura pero sobre ésta, cada día cumpliendo tu función de padre añades algo de arcilla. Sí, cada día. Y lo que debería preocuparte como padre es que en un día flojo en términos de paternidad, por ejemplo por ausencia, también añades algo de arcilla pero de mala calidad y con poco cariño. Ese día también tenías tu oportunidad, la oportunidad de moldear a tu hijo, e hiciste mal tu trabajo. Y eso marca. Quizá otro día te convertiste en el genio de la paternidad, estuviste inspirado y conectaste con tu hijo de dos años de una manera muy especial. Ese día tu hijo consiguió arcilla de calidad, con mucho amor. Y también esa arcilla le marcó pero para bien, construyendo parte de su personalidad. Sí, los niños son así. Lo que importa no es lo que recuerden sino cómo se construyen, cómo son moldeados por ti, día tras día. Espero que ahora se entienda por qué es bueno llevar a tu hijo a un gran evento que probablemente él o ella acabe olvidando. Porque ese día serás mejor artista, mejor padre y ese día moldearás a tu hijo de manera positiva y para siempre. Y así todos los días que ejerzas bien como padre ya sea en Disney World o en el parque de debajo de casa.

Últimamente, y por lo general fuera de España, me preguntan qué opino sobre la independencia de Cataluña. Esto es lo que respondo:

Opino que SÍ, que Cataluña debería poder tener un referéndum para que la gente que ahí vive decida si quiere que Cataluña sea independiente o no.  El sentimiento catalán de ser una cultura diferente que se merece su país no puede continuar siendo ignorado. Este sentimiento ha ido en aumento y eso se ve en las encuestas.

Manifestantes-pro-independencia-Cataluna-Parlamento-Barcelona_LNCIMA20140116_0073_5Pero también creo que este referéndum tendría que explicar exactamente en qué consistiría la independencia para los ciudadanos que hoy en día viven en Cataluña. Tendría que aclarar los posibles riesgos y dificultades futuras. Por ejemplo, un referéndum debería detallar qué porcentaje de la deuda total española se llevaría Cataluña, además de la enorme deuda catalana que ya tiene. Tendría que explicar que, lamentablemente, como España está en contra de la independencia de Cataluña y probablemente le vetaría el ingreso a la Unión Europea, la independencia conllevaría no ser parte de la UE y salir del sistema euro. En ese caso uno de los mayores desafíos sería tener deuda en euros y a su vez, adoptar una nueva moneda propia, lo que haría muy difícil pagar lo que se debe. O lo que es peor, adoptar el euro sin ser parte de la UE y ante la falta de crédito, que ni el BCE te preste. Además es posible que España sea apoyada por algún otro país europeo que no desee promover el independentismo. También habría que explicar en el referéndum que si España se considera divisible también Cataluña podría ser considerada divisible: después del referéndum podrían quedar dentro de España partes de lo que hoy es culturalmente el mundo catalán, como Tarragona si así la gente de Tarragona lo quiere. También se debería aclarar que es probable que el referéndum tenga una vigencia de, digamos, 20 años y que si se hace y el resultado es en contra de la independencia, no se podrá hacer otro hasta dentro de 20 años. De esta manera el tema quedaría a un lado y se podría trabajar para construir un país juntos.

En resumen: sí estoy a favor de un referéndum y sí creo que Cataluña podría ser un país independiente pero no creo que esta decisión deba basarse en estados de ánimo sino en una clara explicación de cómo serían los primeros años de la vida de Cataluña como país independiente. Es decir, un referéndum que explique lo bueno y lo malo de ser independiente, como el que se está llevando a cabo en Escocia. Un referéndum que aclare que el argumento de que Cataluña iría mejor económicamente sin España y sin la UE puede no ser tan sólido y que si se quiere la independencia deben predominar quizás motivos diferentes a los económicos. Una vez que esté claramente explicado, los que viven en Cataluña votarían sabiendo exactamente qué están votando, así como ocurrió en Quebec en su momento. Primero se negociarían con España las condiciones, luego se votaría. Pero a estas alturas, viendo lo que dicen las encuestas en Cataluña, pienso que sería bueno discutir el tema y no seguir escudándonos en que, en su época, Cataluña votó por la Constitución Española. Entiendo el deseo de muchos nacionalistas catalanes. Deben tener una oportunidad de construir su país si son la mayoría pero lo que no pueden hacer es ocultar al ciudadano medio lo difícil que puede llegar a ser gestionar el nuevo país. Tampoco puede seguir el PP ignorando el creciente deseo independentista catalán.

La independencia la he escuchado por parte de algunos nacionalistas como un plan para salir de la profunda crisis económica actual de Cataluña con más de 20% de paro pero creo que esto realmente depende de en qué condiciones se dé la independencia.  El controvertido 8% del PIB que Cataluña le da a España crea mucha confusión porque también Madrid le da aun algo más del 8% al resto de España.  Este donativo no es por que a Madrid o Cataluña le chupen la sangre los andaluces, extremeños, etc. sino porque en promedio los madrileños y catalanes son más fuertes económicamente y reparten lo que ganan. Y esto ocurre porque el sistema fiscal es progresivo. Sobre este tema, lo que se podría hacer en toda España y no sólo con Cataluña, es lo que se implementó en Alemania: que ni Cataluña ni Madrid tengan que dar más de un cierto porcentaje a las regiones más pobres. Poner un límite a lo que se entrega y que las regiones más pobres tengan que desarrollarse más con sus recursos. También debemos aclarar que tanto Madrid como Cataluña han sido históricamente más pobres que la media de la UE y las dos se han beneficiado muchísimo de las ayudas de Europa del norte. Ningún catalán se quejó cuando les tocó recibir ayudas por ser de los más pobres pero la queja es frecuente ahora al tener que darlas. Y en un futuro no es inconcebible que el sur de España finalmente se desarrolle, en cuyo caso el flujo de caja sería al revés, de sur a norte de España. Esto ya ha ocurrido en los últimos años en EEUU, donde por el descubrimiento de gas y petróleo, estados que recibían ayudas federales han pasado a darlas y ahora el dinero fluye en la dirección opuesta. O también podría ocurrir que Cataluña si entra en la UE tenga que dar al resto más pobre de la UE como Alemania le dió a Cataluña via España.

Por último creo que es importante que todas las partes entiendan que hoy en día España, en si, no es tan independiente: las decisiones más importantes de España se toman en Bruselas y en Berlín. Eso se vio claro durante la crisis del euro, con Rajoy recibiendo condiciones para el rescate que son hoy la política española del día a día. Un rescate que por cierto salvó de la ruina a España y especialmente a Cataluña, al borde del default por la gran deuda propia emitida a causa del exceso fiscal. Mucha gente en Cataluña vive engañada creyendo que en España se decide todo en Madrid. Curiosamente mucha gente de Madrid sufre el mismo engaño y se creen más importantes de lo que son, empeorándolo todo. La soberanía española se perdió hace muchos años entrando a la UE y gestionando mal las finanzas nacionales.  En la UE al que le sobra, manda y el que pide, obedece. Si Cataluña se independiza, se independizaría más de la UE que de España. Hay estados europeos como Noruega y Suiza que no son parte de la UE y les va muy bien. También hay otros como Serbia, que no tanto, y que querrían entrar a la UE. Todo esto está por verse. Pero creo que en este punto no se puede seguir negando el deseo de muchos catalanes de ser independientes. Lo que le falta al proceso es un referéndum bien informado. El argumento independentista de que nos vamos a poder divorciar y quedarnos con los niños (el euro y la UE), con la casa sin hipoteca (la deuda española correspondiente a Cataluña) es una propuesta atractiva pero poco realista.

Sugiero leer en detalle el referéndum que se va a llevar a cabo en Escocia este año. Ahí se ve cómo se discute cada tema, cada detalle de la posible separación. Algo así es lo que me imagino para Cataluña.

(Foto: La Nación)

plane60sCuando hice mi entrenamiento para ser piloto, me chocó ver que la aviación parecía de los años 1960. Esto será difícil de creer, pero aunque usted tenga WiFi en el avión, en la mayoría de los casos los pilotos comerciales no tienen Internet en la cabina de navegación, como tampoco tienen teléfonos satelitales, ni sistemas de GPS. Lo único que tienen para mantenerse en contacto con la tierra son radios de la vieja escuela. Y son radios que suenan terrible. Los radios no son seguros, cualquier persona, por cualquier motivo, puede interferirlos. De hecho, cualquier persona puede comprar un radio de aviación sin ningún tipo de permiso, y pretender ser un controlador aéreo; y la aeronave no tiene forma de verificar si están, en realidad, hablando con un controlador verdadero.

Además existe el factor de confusión: Cuando se hace el entrenamiento para ser piloto, gran parte del aprendizaje es cómo entender a los controladores a través del radio, un radio que tiene una calidad de sonido muy pobre, y que frecuentemente lleva a malos entendidos, debido a los diferentes acentos e idiomas que hablan los controladores y pilotos alrededor del mundo. Aunque, en teoría, todos los controladores deberían hablar inglés, los controladores aéreos que hablan español, por ejemplo, se dirigen en español a las aeronaves que tienen identificadores en español, y eso algunas veces puede privar a otros pilotos, que no hablan español, de información que podría ser útil para ellos. Además, las frecuencias de radio obligan a los pilotos a escuchar todo lo que se dice a otra aeronave, hasta que lo llamen a él, algo que me parece que distrae muchísimo a la hora de pilotear. Imagínese un sistema telefónico en el cual tuviera que escuchar todas las demás conversaciones hasta que alguien, finalmente, le hable a usted. Pues eso es lo que sucede en el aire por todo el mundo. Es primitivo.

Desde mi punto de vista, es inexcusable que mandemos aviones llenos de pasajeros a volar sobre los océanos sin Internet, sin comunicación verbal en tiempo real, y sin localizadores GPS. Sobre la tierra o cerca de las costas, usamos radares para saber dónde están las aeronaves, pero los radares tienen un rango muy corto, y por eso no tienen cobertura sobre los océanos. El sistema de radar/radio es simplemente obsoleto. Pero aún es la normativa.

El vuelo de Malasia MH 370 desapareció sobre el océano y nadie sabe exactamente dónde; al igual que el vuelo de Air France 447, que cayó sobre el Atlántico, y tomó meses recuperar su caja negra. Es simplemente una irresponsable por parte de las autoridades de aviación. Mi propia Citación, un jet privado, tiene un localizador GPS para que siempre podamos saber dónde está. Cuesta menos de $1000. También tenemos un teléfono satelital que permite a los pilotos solicitar ayuda en cualquier parte del mundo en caso de presentar un problema concreto, y que no pueda ser resuelto por el controlador. Esos también cuestan alrededor de $1000. Ahora, Internet está disponible en aviones alrededor del mundo. Pero en los vuelos comerciales, incluso estando disponible para los pasajeros, no está disponible para los pilotos. Además, es ilegal instalar cualquier equipo que no sea aprobado por las autoridades aéreas mundiales. Piense en un producto como el Dropcam (una cámara portátil), e imagine una en todos los aviones comerciales: mostrando al personal en tierra, todo lo que sucede en el avión y en la cabina de mando, y que además lo esté grabando en tiempo real. Eso, en combinación con una buena comunicación con el piloto, haría de la aviación un misterio mucho menor del que es hoy en día. En algunos casos, un pasajero con WiFi en un vuelo comercial, puede obtener más información importante que el mismo piloto en la cabina de navegación. Por ejemplo, información sobre las condiciones climáticas. El piloto tiene un radar de clima, pero el pasajero puede tener información sobre el clima en tiempo real y durante todo el trayecto, y eso es tanto o más útil que el radar. Pero en muchas jurisdicciones, a los pilotos no se les permite usar Ipad con información del clima en tiempo real. La aviación privada ha incorporado los Ipads con información sobre el clima en tiempo real, mucho más rápido que la aviación comercial. El radar de un vuelo comercial ve las próximas nubes peligrosas (nubes cumulonimbos – o CBs – que pueden derribar a un avión) y eso es todo lo que muestran. Pero el pasajero, quien tiene Internet, puede recibir información sobre cualquier actividad climática peligrosa hasta llegar a su destino. El pasajero ve más allá que el piloto. ¿Por qué las aerolíneas no pueden tener estas herramientas si los jets privados ya las tienen? Cuestan tan solo un poco más. Piensen en todo el dinero que gastamos en TSA (Administración de Seguridad de Transporte) y sus equivalentes, para hacer que la aviación sea segura – ¿No podemos gastar un poco más y tener aviones realmente interconectados? Si todos los vuelos comerciales tuvieran localizadores GPS, al menos sabríamos dónde desaparecieron exactamente los vuelos AF 477 y MH 370.

madmen flightCada aeronave comercial debería contar con un localizador GPS. Segundo, se deberían conectar todos los vuelos a Internet, y brindarle a los pilotos información sobre el clima en tiempo real, y en cualquier parte del mundo, para complementar sus radares climáticos, como lo han hecho ya la mayoría de los jets privados. Lo que me parece particularmente peligroso a mí, son los vuelos que cruzan sobre el ecuador, donde se encuentran las nubes CBs de mayor altitud durante las noches, cuando no se pueden ver. Tercero, se deberían conectar todos los registradores de vuelo (cajas negras) a Internet en tiempo real, para que las aerolíneas sepan exactamente lo que pasa en los aviones y avisar a los pilotos, vía Internet o teléfono satelital, sobre peligros inesperados. Por último, deberíamos darles a los pilotos las herramientas para hablar tanto por radio, como por conexión de Internet/satelital para que puedan recibir ayuda de su aerolínea o de quien sea, y no tener comunicación tan solo con su controlador. En muchos casos, la comunicación podría ser vía mensajería, que se enviaría directamente a los controles de vuelo, y lo único que debe hacer el piloto es presionar OK. La forma en la cual funcionan las cosas actualmente, es increíblemente anticuada, es lo mejor que hemos tenido… en los años 60. Por ejemplo, un controlador le da una instrucción sobre su nivel de vuelo a un piloto mientras que todos los demás escuchan (en caso de que la instrucción sea para ellos.) Entonces el piloto de la aeronave en cuestión debe confirmar que recibió la instrucción. Después los pilotos de ese avión deben recordar cuál fue la instrucción (no se envía por escrito de ninguna manera y, créalo o no, muchos pilotos amarran libretas a sus piernas para no olvidar las instrucciones y las escriben mientras pilotean.) Luego deben ir a los controles, al piloto automático, por ejemplo, e introducir el nuevo nivel de vuelo, y finalmente deben llevar el avión a ese nivel. ¿No sería mucho más fácil recibir una instrucción a través de Internet, presionar OK, y enviar esa instrucción al piloto automático y al avión?

Tomemos otro ejemplo: detección de hielo. Actualmente, la manera como los pilotos combaten el hielo, y recordemos que el hielo puede derribar un avión, es adivinando cuándo se podrían estar formando condiciones para el hielo y en ese momento, activar el mecanismo anti hielo. En muchos casos, incluso tienen que mirar las alas del avión para ver si no se está acumulando el hielo. Y aquí, una vez más, la noche y el día son muy diferentes, ya que de noche es más difícil ver si se están atravesando nubes que podrían formar hielo. Algunos pilotos tienen que encender las luces en las alas del avión. Todo este proceso se debería mejorar con sensores e información climática en tiempo real. A veces los pilotos tienen que navegar, hablar por radio, combatir el hielo y las nubes CBs, todo al mismo tiempo. Simplemente no es justo para los pilotos. Y todo esto puede suceder sin cobertura de radar o de radio. Es una gran carga de trabajo, y es mucho lo que se podría automatizar y mejorar.

La buena noticia es que ahora, y cada vez más, tenemos aviones sin pilotos o  drones. Mi opinión es que, al igual que los automóviles sin piloto mostrarán cómo conducir con menos riesgos, los vehículos aéreos no tripulados mostrarán cómo volar también de una manera más segura.

(Photos: Imageholics Anonymous and AMC blog)

El otro día pasamos un malísimo trago: nos topamos de frente con el egoísmo de los que vuelan en primera clase desde Vancouver hasta Miami, cuando a Nina Varsavsky, a mí mismo y a Mia nos dieron asientos en filas diferentes y todos los pasajeros del vuelo de American Airlines se negaron a cambiárnoslo para que mi hija de 2 años de edad no volara sola. Además, un hombre se puso muy violento por el altercado y Nina acabó llorando lo que me hizo sentir fatal. Nina atribuye este egoísmo al tipo de personas que viajan en primera clase. Ella sintió que eran más arrogantes y difíciles en el trato que el resto y dijo que la próxima vez viajaría en turista. Me recalcó que era la tercera vez que le pasaba algo así. Nos preguntamos también a quién se le ocurrió dar asientos individuales en diferentes filas a unos padres y a su hija de dos años. La experiencia fue muy triste. Era como si todo el mundo en el avión nos dijera “nos importa un pimiento lo que le ocurra a su hija”.

Al día siguiente en el parque ocurrió justamente lo contrario. Tuvimos otro momento difícil con los niños, potencialmente mucho peor, pero nos sirvió para reconciliarnos con el resto del mundo.

Esa mañana, Nina, Mia, David y yo paseamos en bici desde el Continuum hasta el Flamingo Park de Miami Beach. Mientras David comía la mandarina que le estaba dando Nina, de repente se atragantó. Estaba al lado y cuando me di cuenta de lo que pasaba, me acordé de lo que ya viví en otras ocasiones. Mi segunda hija y mi sobrino se atragantaron una vez y también le salvé la vida a un desconocido cuando se atragantaba en un restaurante. Por eso, inmediatamente empecé con un mini Heimlich Maneuver adaptado a un niño de un año. Al principio no funcionó y Nina entró en pánico. Pero lo que pasó después fue muy bueno. Era como si todo el parque se organizara para salvar a David. Un papá americano corrió a la estación de bomberos a pedir ayuda y una familia italiana al completo se quedó cuidando de Mia. Lo hicieron tan bien que ni se dio cuenta de lo que pasaba. Al final, David comenzó a llorar, señal de que empezaba a respirar de nuevo. Fue algo así como el primer llanto, que pasó ya hace un año y una semana aquí mismo, en Miami. Tardó un tiempo en recuperarse, estaba asustado. Todos nos habíamos asustado pero ya estaba bien.

Hace un tiempo se me ocurrió la idea de que en vuelos comerciales, en lugar de colocar a los pasajeros de manera aleatoria, podrían sentarlos según sus afinidades. Dije que las familias con hijos deberían sentarse juntas y mantengo esa idea. Las familias con hijos son de alguna manera como una red de personas con la misma mentalidad y con el mismo fin: conseguir que sus hijos crezcan sanos. Nos podríamos ayudar los unos a los otros. No sé qué habría ocurrido si David se hubiera atragantado en el vuelo de American Airlines y la reacción de los que estaban allí no hubiera sido la misma que la del parque. Las familias con hijos se entienden entre sí. Ahora la paradoja es que si bien todos fuimos niños en algún momento, hay muchos adultos que han perdido la empatía por los pequeños a medida que han crecido. Esto está reflejado en la sociedad de hoy. Por si no lo sabes, en las democracias de occidente, la mayor concentración de pobreza según la edad está precisamente en niños. Los niños son discriminados seguramente porque sus voces no se tienen en cuenta en las democracias. No votan y sus padres no tienen un voto “custodiado” por ellos. Pero si unes a familias, construirán una sociedad cercana a los niños. Así fue el Flamingo Park para mi y así debería ser el mundo. Quiero agradecer a todos los desconocidos que nos ayudaron en el parque. David ya está bien.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets