Mi esposa Nina y yo estuvimos el jueves pasado en el Estadio Olímpico invitados por BT, partner de Fon. La experiencia de ver los juegos en el Estadio es muy diferente a  como uno los ve en la TV. Cuando estás allí  te das cuenta de que hay muchas pruebas realizándose simultáneamente. La gente en las gradas llega a confundirse y anima a  un equipo cuando otra competición está en marcha a la vez, incluso ceremonías de entrega de medallas.

El jueves vimos a Caster Semenya la controvertida corredora Sudafricana a la que acusaron de ser geneticamente un hombre. Consiguió la medalla de plata cuando era obvio para la mayoría, que podría haber ido a por el oro. Siento lástima por ella pero puedo llegar a entender el por qué de los argumentos que sus rivales tienen en su contra. También vimos correr a Bolt adelantando a todos, incluidos a sus compatriotas jamaicanos que se llevaron la plata y el bronce. Una celebración para Jamaica, un pequeño país que se lo merece.

Podéis ver las imágenes de este día en la siguiente galería de fotos.

Yoko Ono fue una de las participantes en la conferencia DLD en Munich a la que asistí el pasado fin de semana.  Tenía interés en escucharla y  busqué un hueco en mi agenda para verla, ya que he oído hablar de Yoko toda mi vida. Pero como sucede en muchas ocasiones,  habría sido mejor no ir a verla porque me causó una mala impresión . Lo resumiré en funcion a tres comentarios que hizo.

El primero fue que los bebés nacidos por cesárea sufren un trauma por no haber sido abrazados y por no haber podido decir un “adiós” a su madre.

El siguiente fue que los bebés concebidos por fecundación in vitro nunca llegan a querer a sus padres. No hizo ningún comentario sobre los bebés concebidos  in vitro y además, nacidos por cesárea, pero puedo suponer la pena que siente por ellos.

Haste este momento ya había herido sin razón en torno al 20% de los bebés del planeta, pero no era suficiente. Siguió insultando al resto del planeta diciendo que no necesitamos esperar a una guerra nuclear para que sólo sobrevivan las cucarachas ya que nosotros, los humanos, somos las cucarachas. Y prosiguió dando sus razones.

Al final cambió su tono y dijo un montón de cosas positivas sobre la humanidad, incluso dijo “all you need is love“. Pero supongo que para un niño concebido por fecundación in vitro el amor no es suficiente, ya que nunca va a querer a sus padres.

Solía pensar que Israel era diferente a sus vecinos, pero estoy empezando a cambiar de opinión. “Mis creencias son mejores que las tuyas” no resulta ser la mejor fórmula para alcanzar la paz en la región. Como judío secular que soy me sentiría muy incómodo si viviese en Israel con un gobierno, cuyo Ministro del Interior –  Eli Yishai – hace comentarios como que las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) fallaron en la Segunda guerra del Líbano porque las tropas no rezaron.

Eli Yishai via Wikipedia

Eli Yishai via Wikipedia

Se entiende por tanto que Europa, mayoritariamente secular, se sienta cada vez más alejada de Israel  mientras que por el contrario USA, mayoritariamente religiosa, se sienta más identificada con ellos. A Israel le gusta afirmar que Europa es antisemita, pero aunque esto tenga algo de verdad, especialmente en España (busca en google: es difícil ser judio en España), lo que es cierto es que los políticos europeos no hablan generalmente de Dios y mucho menos como si a Dios le gustasen los judios y no los musulmanes. Personalmente creo que existe un problabilidad muy pequeña de que Dios exista pero incluso si existiese, existe una probabilidad aún menor de que perteneciese a cualquier religión. Creo que la existencia de Dios es en si misma una entidad bastante improbable pero si existiese, ¿cual sería el vínculo entre Dios y cualquier Religión en particular? Para mi la utilización de Dios dentro de la Religión es una justificación que algunos utilizan para hacer el bien pero que en su mayor parte muchos utilizan como símbolo de su propia tribu en contra de otra. En muchos casos, Dios dentro de una religión se utiliza para justificar el asesinato y eso hace +la Religión ajena a mí.

Atrás quedaron los días en los que Israel estaba liderada por agnósticos o ateos como Golda Meir que cuando una vez le preguntaron si creía en Dios ella respondió: creo en el pueblo judío y el pueblo judío cree en Dios. Ahora Israel está liderada por quienes creen que Dios está de su lado y eso es bastante peligroso.

Hace un par de días Nina estuvo hablando con Sophie, una amiga  nuestra que vive con su marido Gilles y sus hijos en  Punta del Este la zona de Punta Piedras, Uruguay.  Nos quedamos aterrados al escuchar que en una semana habían intentando en seis ocasiones entrar en su casa durante la noche, incluso en una misma noche dos veces . Sophie estaba sola en casa con los niños ya que Gilles estaba de viaje por trabajo y menores drogados intentaron asaltar la vivienda.  Tuvo suerte de que se despertó en cada una de las ocasiones y llamó a la alarma para que acudiera la policia.

Sophie y su familia tuvieron que contratar seguridad privada para que vigile su casa  durante la noche y decidieron por ello que van a regresar a Francia  durante un tiempo. Este terrible problema de seguridad no es un caso aislado. Y así se reconoce en un estudio del Ministerio de Interior de Uruguay realizado este mismo año, donde el 51% de los ciudadanos señala la inseguridad como el principal o el segundo problema del país.  Un dato curioso que se extrae de este mismo informe es que el 44% de la población cree que es muy probable que sea víctima de un delito.

Esto es una gran pena porque una de las grandes exportaciones de Uruguay era la seguridad.  Termino recalcando que la criminalidad poco tiene que ver con la pobreza y mucho con la educación.  Es admirable que en España el desempleo subió del 8% al 21% y la criminalidad se ha mantenido al mismo nivel.  Veo que Uruguay se está lamentablemente acercando a Argentina en este sentido.

Ahora mismo estoy viendo TV3 en Menorca y entiendo casi todo.  Estoy viendo las noticias.  Digamos entiendo como para verlo y enterarme de lo que pasa y no querer cambiar el canal.   Y nunca estudié catalán.

Una de las cosas que sorprende a los argentinos cuando venimos a vivir a España es la hostilidad idiomática.  Porque entre brasileros y argentinos por ejemplo, hay un interés fuerte entre los mutuos idiomas.  Todos hacemos un esfuerzo y nos encontramos a mitad de camino en algo que llamamos “portuñol”.  Nos divertimos y nos entendemos.  En mi caso y el de mis amigos del colegio el objetivo para aprender portugués de adolescente era ir a Brasil a ligar. Terminabamos el colegio y si uno quería tener su primera experiencia sexual era mejor aprender portuñol e irse de vacaciones a Florianópolis. Como te imaginarás eso era ya de por si un gran incentivo para adquirir un idioma que por cierto en una semana se entendía sin problema, especialmente enseñado por una garota.  Y las chicas argentinas también soñaban con su garoto 🙂 La atracción sexual ayudaba a los idiomas.

Pero cuando vine de grande a España me encontré con una situación totalmente diferente.  Digamos que no había ningún apetito “sexual” o cultural entre catalanes, castellanos, gallegos, y otros de aprender sus idiomas, más bien todo lo contrario.  Aquí existe una agresividad latente entre idiomas.  Es como si el español cree que en el cerebro solo entra un idioma, con suerte dos.  Y esto no es así.  En mi caso además del inglés y castellano que son dos idiomas nativos para mi, hablo francés e italiano, entiendo portugues, gallego y catalán y estoy aprendiendo alemán.  Mi interés ha sido siempre el mismo, entender, comunicarme y si, también enamorarme porque es solo el amor a mi querida esposa que me hace embarcarme en algo tan difícil como aprender alemán.  Pero nuestra hija está por nacer y no me quiero perder nada de lo que ella le diga.

Pero lo ocurre aquí es que como todos los que hablan gallego o catalán también hablan castellano, solo ellos saben lo que el resto de los españoles no saben, y es que la distancia linguística entre todos los idiomas españoles y peninsulares (excepto el euskera) es mínima.  No hay comparación entre lo que puede ser aprender alemán y catalán.  En un mes, se pueden aprender 1000 palabras claves y entender algo como las noticias en catalán.  Lo que se aprende en un mes aquí llevaría un año entre digamos el castellano y el inglés.  Voy a dar ejemplos de lo que estoy viendo.

Dol per les victimes, dolor o duelo por las víctimas (no se cual pero viene del latin porque en italiano, portugués también hay palabras similares)

Marxa indignada a Madrid, marcha indignada en Madrid. En catalán la x es como la ch

L Uruguai regna a sudamerica, Uruguay reina en sudamerica. lo de la gn como ñ es igual en italiano

¿Fácil no?

Ahora, llegar a hablar bien catalán, o bien portugués, o bien gallego es otra cosa y salvo mucho interés no lo recomiendo.  Pero entre argentinos y brasileros no se trata de hablar bien, se trata de entendernos y lo mismo debería ocurrir entre españoles. Y si en muchas partes de España se hablan otros idiomas (de vuelta euskera excluido) que son tan parecidos al castellano, por qué no hacer un pequeño esfuerzo para entenderlo? Un mes? Quizás hasta se liga más 🙂 Es hora de dejar el idioma como división y de empezar a usarlo como acercamiento.

Por eso creo  a los 14 años todos los españoles tendrían que estudiar un año de idiomas peninsulares (los que no saben) habría más entendimiento y menos disputas, especialmente si es algo casual, a tiempo parcial y acompañado de un buen viaje a las ciudades más bonitas de Galicia, y Cataluña.  Aquí se puede ver lo que estudian los españoles en el secundario.

Por supuesto también todos tendrían que estudiar muchísimo más inglés que ahora. Pero el problema es que en este país es que muchos profesores de inglés no saben inglés.  No entiendo como no toman extranjeros para enseñar inglés.  Cuando me hice piloto en España vi la vergüenza que era el examen de inglés para pilotos.  Ni el examinador ni el examinado sabía inglés. En los cielos alemanes se habla inglés, por encima nuestro se habla en castellano por la radio lo que hace la aviación aquí mucho más peligrosa.  Y ni hablar de los presidentes de gobiernos angloanalfabetos que tenemos o de la clase empresarial muchos que hablan como Emilio Botín (que habla así).  Pero a diferencia de los que dicen que para que perder el tiempo con el catalán, creo que justamente los chicos españoles, al encontrar fácil aprender un idioma peninsular, podrían entusiasmarse y aprender mejor inglés que es sin duda indispensable hoy en día para ser una persona educada.  Y si por mi fuera terminaría con los doblajes ya.

Conclusión, seamos todos más cultos, hagamos un esfuerzo, aprendamos el idioma de nuestros compatriotas.  Por lo menos para entendernos.

Anoche cené con Shoresh Moradi, un cirujano kurdo que fue educado en Suecia donde además vive y trabaja en el Karolinska Hospital. Durante la cena en Palma de Mallorca, me contó varias historias muy conmovedoras de cómo sus pacientes reaccionan cuando en vez de encontrarse con un doctor sueco en la sala de emergencias, se encuentran con un hombre de piel oscura y apariencia árabe. Sus historias estaban llenas de prejuicios, el prejuicio con el que tiene que lidiar este cirujano de emergencias todos los días de su vida. Curiosamente en la mayoría de los casos este prejuicio se supera y los pacientes de alguna manera, sufren una transformación después de confiar sus vidas a un médico que se percibe como musulmán. Y digo percibir, porque Shoresh es más musulmán en la cultura que en la religión, de la misma manera que yo soy judío. Estamos muy orgullosos de nuestra herencia, pero también somos conscientes de la desigualdad de las mujeres y los Goim o infieles o del extremismo religioso vinculado al  Judaísmo Ortodoxo y a ciertas facciones del Islam son perjudiciales para la sociedad.

Durante la cena hablamos sobre la paradoja de los prejuicios en Europa y estuvimos de acuerdo en que tiene mucho que ver con la forma en que los inmigrantes vienen a Europa. En Europa, los inmigrantes se seleccionan en función del tipo de trabajo que desempeñan y eso mismo es lo que refleja su visa. Así que por ejemplo, un inmigrante puede venir a España a trabajar como empleado doméstico y su visa le permitirá únicamente ser eso, un “empleado doméstico”. Los europeos no tienen problemas en declarar públicamente que los mejores trabajos deben ser ocupados por los nativos. Este tipo de discriminación no se ve como un prejuicio. Los americanos en cambio tienen un sistema que busca inmigrantes con buenas calificaciones y así lo hace también una minoría de los países de la UE, Irlanda por ejemplo. Como resultado, la mayoría de los países de Europa cuenta con una población inmigrante que tiene los peores trabajos, y así son culpados por su falta de logros, una situación que es mucho más injusta si consideramos que fueron pre-seleccionados para desempeñar esas labores y su ascenso se ve bloqueado.

La conclusión de los europeos es que los habitantes de  países de donde proceden los inmigrantes son, en su mayoría, ineptos. Ahora, he aquí la gran paradoja lo que ocurre cuando esos inmigrantes, que conducen taxis o limpian oficinas, van a la universidad, finalizan sus estudios como Shoresh y se convierten en cirujanos, en miembros de la elite. En esta situación los prejuicios son incluso peores, como en el caso de una paciente femenina, por ejemplo, que creerá que un doctor musulmán la tratará peor y entonces Shoresh tendrá que explicarle que esto no sucederá y que será tratada igual que el resto de pacientes. Le ocurre a menudo que tiene que justificarse antes de realizar cualquier procedimiento o tiene que ir personalmente a las reuniones preliminares para enfrentarse a los miedos que su simple nombre inspira. Así que Shoresh y yo estamos de acuerdo en que mientras que la inmigración pobre y sin éxito afronta  prejuicios, los inmigrantes que tienen éxito se enfrentan aún a más prejuicios. No por parte de las élites educadas, sino por los ciudadanos medios. La clase de ciudadanos que terminan votando a partidos políticos anti-inmigración como Le Pen. Tanto judíos como musulmanes de éxito sufren prejuicios similares en Europa. Estos prejuicios fueron llevados al extremo en el Holocausto, y es incluso peor que el prejuicio contra quienes son pobres: la envidia contra aquellos a los que les va bien. Los judíos tradicionalmente han sido odiados, no por fracasar, sino por tener éxito; por ser 1 de cada 500 en nuestro planeta pero que 1 de cada 5 Premios Nobel o estar en el top de las listas de los billonarios, o ser escritores de éxito o directores de cine.  Y esto todavía ocurre en muchos lugares de Europa, mucho más que en USA donde viví 18 años antes de venir aquí. Podemos tener éxito en la vida, pero en España, Francia y muchos otros países de Europa si ser rico no está bien visto, ser un  judío rico o un árabe rico es aún peor. Y esta es la maldición de escapar de la pobreza y darte cuenta de que el prejuicio ha estado ahí todo el tiempo y aún permanece. Si te va mal, te enfrentas al prejuicio de que eres un perdedor, pero si te va bien y terminas convirtiéndote en una persona exitosa que rompe los estereotipos, encontrarás un prejuicio aún más duro, el que confronta Shoresh que salva vidas o incluso yo, cuando me llamaron “judío especulador” en un diario español.  Si tienes dudas sobre lo que estoy diciendo, busca “judio Varsavsky” en Google e investiga leyendo los resultados que salen.  Están mis artículos sobre el tema de ser judío en España.  También otros en los que se me insulta solo por ser judío.  Charlando con Shoresh, como con otros amigos musulmanes, nos damos cuenta que aunque en Medio Oriente judíos y musulmanes están enfrentados en Europa estamos unidos por un prejuicio que debe terminar.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets