España va camino a la bancarrota. Si no fuera por la UE que hace ya más de un año nos compra la deuda, no seríamos capaces de financiarnos. Si no fuera con ayudas como las de hoy para recapitalizar la banca estaríamos ya quebrados. La insolvencia de España viene de un Estado que gasta más de lo que recauda. Un Estado que cuando la economía privada, que es la que mantiene al Estado, se achicó de golpe al frenarse la industria de la construcción, no supo bajar gastos rápidamente y acomodarse a la nueva realidad. Pero el Estado no es el único culpable aquí. Tampoco la industria supo encontrar alternativas de empleo para un cuarto de la población que directa o indirectamente se dedicaba a construir todo tipo de viviendas, aeropuertos, autopistas, trenes de alta velocidad y otros proyectos sin usuarios ni compradores, financiados por una enorme expansión de la deuda privada de España.

La situación actual es grave, muy grave. El problema se expresa como un desafío financiero pero es mucho más que eso. Inclusive si España consiguiera que Alemania saliera a respaldar su deuda y los tipos bajaran al 2% del 6% actual, inclusive si el gobierno consiguiera balancear sus cuentas y bajar el deficit a un nivel aceptable por los mercados,  una gran parte del problema de España seguiría sin resolverse: la enorme cantidad de españoles que no tiene nada que hacer. Un país que deja a la mitad de su juventud como generación perdida en el paro es una verguenza de país, un fracaso de país, un país poco ético. Esta es la verdadera bancarrota de España, una generación perdida.

Es así que para evitar la bancarrota, no sólo necesitamos que Europa nos avale, sino que necesitamos reinventarnos, crear nuevos empleos, tener ideas empresariales y empresarios con imaginación y talento para realizarla. Tener trabajadores que son capaces de competir con los del norte y este de Europa y con los del resto del mundo. Tener un sistema educativo que forme a esos trabajadores.

En este escenario es importante entender el concepto de lo que es una start up. Una start up es una empresa en gestación, es el embarazo de una empresa durante el tiempo en el que pierde dinero y aún no es sostenible. En USA el 11% de los empleos vienen de las start ups que son responsables por el 21% del PIB. Pero en España, país en el que hice Jazztel, Ya.com y ahora Fon, me doy cuenta que los emprendedores que transformamos ideas en empresas somos mucho menos comunes y el resultado es, menos trabajo para todos.

Cuando subió el PP al gobierno traté de convencer a sus líderes de que lo que tenían que hacer es obsesionarse con la creación de empleo y presenté este plan a Cristobal Montoro. Era un plan para apoyar a todas las empresas que aumentan plantilla quitándoles cargas gubernamentales. Lamentablemente Cristobal Montoro y el equipo PP se enfocó en un plan opuesto. En vez de abaratar las cargas públicas asociadas al empleo abarataron el coste del despido. Apagaron el incendio con gasolina y el paro se descontroló. El gobierno del PP se obsesionó con la crisis financiera y no entiende que el respiro que están buscando va a llegar, no con más avales de Europa para la deuda, sino con alguna demostración tangible de que hemos parado a esta terrible máquina de destrucción de empleo que viene arrasando con la economía española desde 2008. Si los datos del desempleo se dieran la vuelta, todo se daría la vuelta. Si España generara empleo todos los mecanismos necesarios para ser solventes volverían a aparecer. Pero esto no va a ocurrir mientras no se abarate el empleo, incluso a coste de subir otros impuestos como el IVA.

Para terminar quiero agregar una medida de crisis para tiempos de crisis: crear un regimen franco para la creación de nuevas empresas. La idea es sencilla, toda nueva empresa se le da hasta que tenga 10 empleados, 3 años de vida o sea rentable, una vida franca de impuestos. Es decir, los que trabajan en esta empresa no tienen que cotizar en la seguridad social, ni pagar impuestos, ni indemnizaciones, hasta que la empresa tiene 10 empleados, o hasta que pasan 3 años de vida – que es el tiempo razonable para llegar a ser rentables –  o hasta que sea rentable y luego todo se regulariza. Lo que hace falta en España es ayudar a las nuevas empresas no rentables a que se solidifiquen y sean rentables. A que sean sostenibles, a que nazcan, a que existan. Una vez que lo son se las considera empresas, hasta entonces son start ups. Dado que hoy la actividad start up es mínima el impacto fiscal de esta medida sería mínimo, pero en pocos años las cotizaciones de estos nuevos empleos en empresas graduadas de start up a rentables podrían ser un gran refuerzo para la seguridad social y las finanzas españolas. En este regimen inicialmente, las empresas que pierden dinero y no son rentables no tributan, algo que tendría que ser obvio pero no es así hoy en España, en la que un tercio del dinero de una start up se puede ir en impuestos tipo cargas sociales y tributaciones varias de los empleados, incluso mientras la empresa no es rentable. Con esta medida se conseguirían más capitalistas de riesgo, más emprendedores, más inmigrantes listos a apostar por la creación de empresas en España (la mitad de las nuevas empresas en Silicon Valley están hechas por inmigrantes). Como dije en mi charla en La Red Innova, cuando la alternativa es el paro, emprender es barato, solo falta que el gobierno espere para cobrar impuestos a que la empresa sea rentable.

Si el gobierno español se enfocara no en los que despiden sino en los que emplean, empezaríamos a recorrer el camino a la recuperación de nuestras finanzas, de nuestra economía y aún más importante, de nuestra moral como país.

Mis primeras impresiones sobre el rescate son estas:

-que luego del crecimiento falso que tuvimos en España, un crecimiento muy apoyado en un acelerado endeudamiento y en la utilización de muchos fondos para fines no productivos, obras inútiles, elefantes blancos, que luego de tan mala gestión por parte nuestra, tenemos que estar agradecidos que aún nos presten 100 mil millones de euros y nos rescaten. Especialmente agradecidos con los ahorristas, principalmente alemanes, que nos salvaron.

-que con ese préstamo salvamos, por ahora, el sistema financiero de una bancarrota salvaje, pero que el objetivo tiene que ser hacer que el rescate sea permanente. Que tengamos un sistema financiero estable y seguro. Pero como sabemos un sistema financiero sano necesita de una economía sana y la española está aún lejos de serlo. El ahorrista español es cada vez más sofisticado y lo de que el gobierno español tenga que pagar 6% para conseguir depósitos pero que el banco español pague 1% ya no va a colar más. De ahí la fuga enorme de depósitos que veníamos teniendo. De ahora en más el sistema bancario será considerado seguro si la economía vuelve a generar empleo y las cuentas del país mejoran.

-que el rescate puede dar verdaderos frutos si los bancos reabren el grifo del crédito pero esto está por verse, hay muchos detalles del rescate que aún no están claros.

-que ahora la obsesión del gobierno tiene que ser generar empleo, hasta ahora el gobierno se ocupó de abaratar el despido, no de abaratar los enormes impuestos al empleo que existen en España. El gobierno tiene que pensar en como ayudar a las empresas que crecen, que las hay, bajando las cargas sociales a los que aumenten empleo. La paradoja es que las empresas que despiden son las más grandes y tienen más poder de lobby, pero no son nuestro futuro. Nuestro futuro son las PYMES que se pueden transformar en grandes empleadores en un contexto de leyes laborales progresivo para el emprendimiento. Además tenemos que re educar a un porcentaje muy importante de la población que solo sabe trabajar en una industria, la construcción para la cual no hay ni habrá empleo.

-que es absurdo culpar solo al PP de lo que ha pasado, la culpa es de todos, PP, PSOE y el español medio que decidió que el ladrillo era el único bien en el que se animaba a invertir. Esperemos que esto cambie. Ahora es el momento de salir del inmobiliario y del sistema bancario y ahorrar invirtiendo en acciones españolas de empresas no inmobiliarias. De comprar algunos valores del IBEX que están regalados, ya dije yo publicamente que compré acciones de Telefonica ultimamente. Hay otras empresas no inmobiliarias a precios más que razonables. En inglés dicen que para innovar, hay que pensar “out of the box” fuera de la caja. Nosotros tenemos que pensar “out of the brick” (brick:ladrillo).

-que ahora que los bancos tienen más colchón esperemos que realmente vendan las propiedades que tienen, que el mercado inmobiliario baje para que los jóvenes tengan acceso a la vivienda y las empresas paguen menos por sus alquileres y sean mas competitivas. El inmobiliario español sigue carísimo en proporción a los sueldos españoles. El sector inmobiliario español le chupó la sangre a la economía española por demasiado tiempo. Además hay que proteger al ciudadano que consigue trabajo en otra ciudad pero no se puede ir por la hipoteca. Si una casa vale menos que la hipoteca España tiene que adoptar el sistema norteamericano de poder devolver la casa al banco y dejar libre al ciudadano.

-que es probable que Obama tuviera algo que ver con que Europa se pusiera las pilas y nos rescataran. Obama puede haberse dado cuenta el mismo que si España/Europa explotaba el daño a los mercados financieros y economía de USA iba a ser notable y podía perder las elecciones. Puede ser que Obama haya llamado a Merkel y haya presionado con el tema de salvar a España.

-que la UE es aún la economía número uno del mundo, mayor que la de USA y muchísimo mayor que la de China y que hubiese sido realmente idiota dejar caer este proyecto que es Europa por 100 mil millones de euros que muy probablemente van a ser devueltos por España. Es decir un rescate no es un regalo, solo termina siendo un regalo si un país, como es el caso de Grecia, nunca va a poder volver a pagar una parte de su deuda. El gobierno de Estados Unidos hizo un rescate similar al que estamos por vivir nosotros en el 2008 y su banco central recuperó todos los fondos prestados. En algunos casos el gobierno hizo negocio avalando bancos.

-que hicieron muy bien en dar €100 mil millones y no los €40 mil millones que decían, en temas de rescates para que los mercados se lo crean mejor que sobren. Por otro lado mejor que España use lo menos que pueda y que apriete a los accionistas de los bancos que no merecen ser rescatados. Queremos salvar el sistema no a algunos accionistas. De esto tenemos que aprender de USA, basta con estudiar el precio de las acciones de Citibank y Bank of America que bajaron un 80% entre el 2007 y 2008, se salvaron a los bancos pero no a los accionistas que invirtieron en pésimos gestores. En este tema me preocupa el enorme poder de lobby que tienen los bancos españoles en el gobierno sea PSOE o PP.

-que el PP estuvo hábil en conseguir que no le pusieran condiciones a España en general como hicieron con los demás paises rescatados Portugal, Irlanda y Grecia y que esto lo lograron porque la linea PP es la que Europa quiere es decir recortes por el lado gubernamental y agilizar al sector privado. Que si el PSOE gobernara probablemente le hubieran metido las condiciones macroeconómicas pero ahora esto es solo va al FROB. La pregunta es que posición tienen estos €100bn en la montaña de deuda española y que interés eso no lo vi aún.

-que desde el punto de vista del sistema bancario europeo hubiese sido mejor que los fondos fueran directamente a los bancos afectados y no al gobierno español. Esto no solo porque crea incertidumbre en el mercado ya que el gobierno español no tiene buena fama ahora mismo, ni el del PSOE ni el del PP sino porque si queremos unir a Europa mejor tener una autoridad europea que salva bancos y no autoridades nacionales. Ya sabemos como hay un entramado lobista entre bancos locales y gobierno y sería mejor deshacerlo con autoridades extranjeras para no cometer los mismos errores de favoritismos que se cometieron en el rescate norteamericano favoreciendo por ejemplo a Goldman Sachs.

Termino diciendo que me da pena que Luis de Guindos diga que esto “no tiene nada que ver con un rescate, que es apoyo financiero”. Luego de que la clase política española ha cometido tantos errores por qué no llamar al pan pan y al vino vino. Hasta la revista Time acabo de ver le llama mentiroso y lo hace con humor. Esto es un rescate hecho por un país que se tenía que poner de rodillas esta semana para conseguir 2000 millones de euros. Un país en el que los mercados ya no creían y con la prima de riesgo disparada. Agradezcamos a los que nos tiraron el salvavidas. Pidamos disculpas por los errores cometidos. Aprendamos de ellos.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets