Hoy es un gran día para Fon. Después de haber vendido 2 millones de Foneras Simpl a empresas de telecomunicaciones, por fin hemos sacado la Fonera Simpl a la venta a través de nuestra nueva página web. El precio de venta son 39 euros / 49 dólares.

FoneraSIMPLaltShot2La Simpl es nuestro router nuevo. Es muy pequeño, cabe en la palma de la mano, y está especialmente diseñado para facilitar la conexión de smartphones y tablet-PCs. Con la Fonera Simpl puedes conectarte a Fon en casa o fuera, y aprovechar la conexión WiFi para escuchar música a través de Spotify, ver vídeos de Youtube y bajarte e instalarte aplicaciones de manera que no uses toda tu tarifa 3G y no se sature la red 3G.

La Fonera Simpl resulta interesante para los operadores móviles, porque conectarse a través de la Fonera es tan sencillo como conectarla al módem o router que ya se tenga en casa y configurar el smartphone para que se conecte a la red WiFi de Fon. La Fonera Simpl está optimizada para conectar teléfonos y otros dispositivos WiFi gracias a su nueva funcionalidad WPS, que permite a los usuarios conectar sus smartphones a la red WiFi privada con solo darle a un botón. Los dispositivos también pueden ser configurados para que se conecten automáticamente a las señales públicas de Fon. Para esto tenemos aplicaciones para Android, Blackberry o iPhone. De esta manera se consigue descargar tráfico de la red 3G a WiFi. Es una solución fácil y no muy costosa que tiene el añadido de dar una buenísima experiencia de usuario.

La nueva Fonera Simpl incluye:

  • 1 puerto WAN Ethernet (para conectar tu módem ADSL o Cable)
  • 1 puerto LAN Ethernet (para el PC)
  • 1 señal SSID (con WEP, WPA2, WPA)
  • 1 señal SSID (de la Red Fon)
  • 802.11n (150 Mbps)
  • Compatible con 802.11b/g (54 Mbps)
  • Antena externa, desenroscable.

Por ahora esto es solo una idea. De hecho, es un sueño que tuve este fin de semana con una buena dosis de realidad añadida al despertarme. Así que el concepto es aún bastante abstracto. Al proyecto lo llamo Fon Bikes y al producto, las bicicletas, Bikera (que rima con Fonera). Obviamente, está inspirado en Fon, la compañía de la que soy fundador, en la que los usuarios comparten su WiFi en casa, comprando un router llamado Fonera, y navegan gratis en todo el mundo. Hoy en día, con cerca de 3 millones de hotspots, es claramente la comunidad WiFi más grande del mundo.

Fon Bikes sería un proyecto destinado primero a las ciudades pequeñas. Por ejemplo, Lleida en España, Ginebra en Suiza o las ciudades más pequeñas de Japón, el país en el que Fon tiene mayor crecimiento, con más de 100.000 nuevos foneros al mes. Fon Bikes es algo similar a Velolib en París, pero más simple y mejor.

La idea es que Fon vaya a estas ciudades y compre unas 1000 bicicletas. Las bicicletas, que por supuesto serían naranjas (el color de Fon), tendrían un identificador y un candado que se activa a través de una tarjeta SIM. Algo parecido a esta bicicleta, que tan solo cuesta 99 libras, o esta otra, por el equivalente de 45€. Así que por solo 50.000 € se pueden distribuir 1000 bicicletas nuevas en una ciudad entera. Sumemos a eso unos 20.000 € por cada candado activado con una tarjeta SIM de 20 € y se tendrán 1000 bicicletas con estos candados. ¡1000 BIKERAS! Algunos comentarios de los lectores del blog en inglés sugerían además que las bicis tuvieran publicidad, convirtiéndose por ejemplo en bicis de Starbucks, y que entonces Starbucks quisiera invertir el dinero inicial.

Y así comienza la diversión. Le dices a todo el mundo que podrán usar estas bicis pagando con su smartphone, digamos que 1€ por trayecto, o que también podrán comprar las bicis por unos 70€ y no pagar más, pues todas las bicis son gratis para aquellos que donan. Es más, puedes decirles que podrán amortizar su compra tras haber compartido la bici 70 veces, ya que Fon les daría primero todo el dinero que recolecten, y tan solo una vez lleguen a amortizarla, se compartirán la mitad de los beneficios con Fon por crear la red y el sistema. Esto significa que puedes entrar en la red Fon Bike, no pagar nunca más y ganar dinero con una simple inversión de 70€. Otra idea es que las personas sin hogar o sin trabajo pudieran recibir formación simple de cómo arreglar estas bicis: engrasarlas, ajustar los frenos, etc. Probablemente, las bicis no tendrían marchas, así que no sería una tarea difícil, y esas personas podrían recibir algo de dinero.

Pero la pregunta que ahora se nos plantea es por qué querría alguien entrar en este sistema pudiendo simplemente comprarse una bicicleta para sí mismo. Se me ocurren varias respuestas. Una es que, comprando un modelo en grandes cantidades, podemos ofrecer un mejor producto por menos precio. Otra es que muchas veces no necesitamos una bicicleta personal. Si la bicicleta es solo tuya, no puedes hacer viajes de un solo trayecto. Si vas al trabajo en bici durante el día, tienes que traerla de vuelta por la noche. Así, si de repente empieza a llover, no puedes cambiar al transporte público, por ejemplo. Por esto este sistema es idóneo para este tipo de viajes, a lo que se añade la facilidad con la que se “aparca” la bici. En el sistema Velolib de París, el principal problema es encontrar una estación en la que aparcar la bici, y el tiempo que esto conlleva aumenta la factura. Pero nosotros no tendríamos este problema. Además, se acabaría el esfuerzo de guardar la bici en casa (hacer sitio para ella, cargarla por las escaleras, etc.), pues se aparca en la calle. También está la idea que otros dos lectores han estado discutiendo: como tenemos candados con SIMs, necesitamos electricidad, así que, ¿por qué no poner un conversor de 3G a Wifi, cargado con una dinamo al pedalear, y que así las bicis se conviertan también en Foneras? ¡Me encanta esta creatividad!

De todas formas, repito que se me ocurrió nada más despertarme, y un sueño tampoco es la mejor manera de empezar. Sigo preguntándome quién distribuiría las bicis o qué pasaría si la gente se dedicara a robarlas. Veo que existe una start up con una idea similar, SoBi. Viví 18 años en NYC y no creo que sea la ciudad apropiada para hacer esto. Además, cobrar $500 por las bicis es una cantidad desorbitada. Por eso pienso en bicis de unos 50€ con candados de 20€, para que, al haber tantas, nadie se moleste en robarlas. Pero, más que nada, pienso en lugares en los que la gente sea educada y honesta sin necesidad de estar constantemente pendiente de la seguridad. Lugares como Japón, Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania u Holanda. Curiosamente, en India, el país con mayor número de pobres del mundo, el vandalismo no es común. Esta actitud no se basa en la pobreza, sino en la cultura. El equipo de SoBi tiene que gastarse $500 para asegurar una bici de $50. Por eso creo que teniendo suficientes bicis en una ciudad, robarlas sería contraproducente. Aunque aún si las robasen, tendrían que aparcarlas en algún sitio y entonces otra persona la “robaría” sin saberlo, pues de alguna manera es una propiedad pública.

Y volviendo al tema de Nueva York, no veo a Estados Unidos como el país correcto para implantar un sistema de estas características. Las personas están demasiado separadas como para utilizar la bici (NYC es la excepción, no la regla). Tampoco lo es mi Argentina por una falta general de civismo, ni lo es España por el mismo motivo, excepto quizás ciudades pequeñas como Zaragoza.

Otro tema es ver quién puede hacer los candados o el conversor de 3G a WiFi. Me gusta también otra idea de un lector de que los propios usuarios se ocupen de la electrónica. Así, si una bici solo tiene un candado con una combinación, y tiene un único identificador, la persona manda un email/sms al identificador y obtiene la combinación. Los candados podrían ser cambiados ocasionalmente.

Debería añadir que soy un fanático ciclista desde que trabajaba como mensajero mientras estudiaba en Nueva York. Justamente, tras tener la idea, me fui a montar en bici a la Sierra de Madrid.

Así que en vez de nuestro lema en Fon, “comparte tu WiFi en casa y navega gratis en el resto del mundo”, sería “comparte tu bicicleta y cualquier otra será tuya cuando la necesites”. Sí, sé que este proyecto suena un poco como cooperativismo anarquista de los años 20, pero que Fon sea la red WiFi más grande del mundo lo hace menos utópico. Te hace pensar que existen otras formas de hacer que la gente sea más activa y más sana y de reducir la contaminación y la cantidad de coches privados.

Hace poco entrevisté a un candidato muy preparado, un abogado/MBA.  Pero me sorprendió que no me supo responder esta sencilla pregunta “si abro una PC dime, ¿con qué me voy a encontrar?“.  Estaba buscando una respuesta simple, algo tipo “procesador y memoria”,  pero este candidato, con una buenísima educación de 8 años y muy bueno en general, no sabía decir qué había dentro de un ordenador.  Creo que es hora de reformar el sistema educativo, de hacer que todas las personas estudien un algo de informática. Que tengan conceptos muy básicos sobre cómo funciona Internet, pero no solo Internet.  Con esta educación encajonada que tenemos terminamos con lagunas enormes en el conocimiento.  Otras preguntas que hago ya las que pocos saben responder son:

¿Por qué vuela un avión? ¿Qué pasa cuando le doy al contacto de un motor de un coche? ¿Cuál es la diferencia entre un virus y una bacteria? ¿Aproximadamente cuánto valen las empresas que más valen del mundo? Es sorprendente.

Hoy tengo una buena noticia que dar: Broadcom, uno de principales fabricantes de circuitos integrados para comunicaciones de banda ancha en Estados Unidos, ha terminado de añadir el software de Fon a sus últimos SDKs. Esto es un gran paso para Fon, porque aunque ya somos la red WiFi más grande del mundo, nuestras ansias por seguir creciendo y seguir dando WiFi en todos lados no decaen.

Con esta integración, cualquier fabricante que esté usando el hardware de Broadcom podrá fabricar routers Fon muy rápido, ahorrándose de esta manera tiempo y dinero, porque Broadcom también ofrece soporte profesional de mantenimiento.

Por supuesto, esto trae beneficios para todos los Foneros, al hacer que la red crezca más, y los fabricantes de routers podrán solucionar cualquier problema más fácilmente. Por último, y no por ello menos importante, las ISPs se también beneficiarán al poder disponer de routers Fon rápidamente.

En definitiva, estas son muy buenas noticias para el mercado de WiFi 🙂

MacBook AirEl Apple TV se puede conectar a la TV y funciona bastante bien. Cuesta 119€ y se puede usar para alquilar películas, ver vídeos de YouTube, y en Estados Unidos también funciona con Netflix. Sin embargo, creo que para la gente que vive en Europa es más útil el MacMini. Éste se puede conectar a un monitor grande o a un proyector y meterle un servicio de VPN para poder usar Hulu o Pandora como si estuvieras en EEUU. El problema del MacMini es que se necesita un teclado para usarlo, y un cable de 3 metros desde la pantalla hasta el sillón queda feo. La solución a esto es fácil: un teclado Bluetooth o la aplicación Remote para el iPhone. Pero luego está el siguiente problema, y es que una pantalla tan grande es buenísima para ver pelis, series o simplemente la TV, pero a la hora de navegar o escribir es muy incómoda porque la letra se ve muy pequeña a esa distancia. Esto se soluciona a través de compartir la pantalla, y aquí les dejo un tutorial para que vean lo sencillo que es.

La mayor ventaja de usar la pantalla compartida en un MacBook Air es que puedes disfrutar navegando y viendo una película, porque navegas en la pantalla pequeña, donde las letras se ven a una distancia adecuada, pero puedes ver las películas en la pantalla grande.

Si la Apple TV tuviera teclado me compraría una, pero me parece que la manera de agregarle contenidos es muy incómoda, así que para mí la mejor solución es usar el MacBook Air (o cualquier otro portátil) y un MacMini conectado a la TV.

Educ.ar es el portal educativo del gobierno de Argentina, y fue creado en el año 2000 durante el gobierno de De la Rúa. Yo tenía un proyecto para informatizar la educación en Argentina, así que a través de la Fundación Varsavsky doné un dólar por cada estudiante argentino. La suma total fue de más de 11.000.000 dólares. El objetivo de Educ.ar siempre fue potenciar la educación y hacérsela llegar a los más desaventajados, usando para ello las increíbles ventajas que nos ofrecen Internet y las nuevas tecnologías. Para esto, teníamos que conseguir hacer llegar Internet a todas las escuelas, y además formar a maestros para que supieran cómo hacer uso de esta herramienta de la manera más beneficiosa para los chicos. Así que se puede decir que el proyecto Educ.ar está basado en tres pilares: conectar los colegios a Internet, capacitar a los maestros y profesores para que puedan enseñar a los alumnos, y construir contenidos que hagan de Internet algo útil para la educación.

Este año Educ.ar celebra su décimo aniversario. Hay que decir que no ha sido un camino fácil, y que aunque el objetivo inicial se ha mantenido, también ha pasado por muchos cambios. Tras la caída del gobierno de De La Rúa y el ascenso al poder de Adolfo Rodríguez Saá, la mitad de mi donación para la creación de Educ.ar se esfumó, desapareció, atrapada en el corralito argentino. Con Eduardo Duhalde, la situación no mejoró y pasé gran parte del 2002 y del 2003 intentando salvar Educ.ar, pero afortunadamente el proyecto resurgió cuando Kirchner se hizo presidente y llegó Daniel Filmus al Ministerio de Educación. Ellos se tomaron muy en serio la iniciativa de Educ.ar y nos ayudaron mucho a cumplir nuestros proyectos.

El principal proyecto es el propio portal de Educ.ar, con toda la gente que lo lleva adelante y que se preocupa por mantenerlo al día y en movimiento. El portal de Educ.ar, que ahora ya es propiedad del Estado Argentino, tiene material educativo gratuito al que cualquiera puede acceder. Hay más de 50.000 recursos educativos como vídeos, infografías, diapositivas, imágenes explicativas, textos, cursos… En el último año, ha recibido 14 millones de visitas, lo que implica 38.000 visitas al día. Estas cifras muestran un aumento de 3 millones de visitas totales y 8.000 visitas al día respecto al año anterior.

Otro de los contenidos que se han desarrollado a lo largo de estos 10 años es la Colección Educ.ar, una serie de CD’s gratuitos con contenidos didácticos para trabajar online, como ejercicios, documentos, vídeos… de los que ya se han entregado más de 14.000.000, repartidos por todas las provincias argentinas. La colección va aumentando y ya cubre temas de gran interés y variedad en una treintena de CD’s, desde “Hablemos el SIDA en la escuela” hasta “Educación del transeúnte” pasando por “Actividades con software libre” y “Uso seguro y responsable de las TIC”.

Otra parte también muy importante de todo el proyecto Educ.ar es la capacitación de los docentes, pues son los profesores los que van a enseñar a los niños, y para asegurarse que los contenidos impartidos son los correctos, Educ.ar ofrece más de 50 cursos a distancia dirigidos a profesores para actualizar conocimientos e incorporar las TIC y la tecnología a la docencia. En estos cursos las inscripciones también van en constante aumento, pues tan solo en el primer semestre del 2010 casi se han igualado el número de inscripciones de todo el 2009, con casi 19.000 inscripciones para todas sus diferentes modalidades.

En cuanto a nuestra misión de conectar los colegios a la red, 2005 fue un gran año para Educ.ar, porque finalmente salió adelante “Una computadora por alumno”, una iniciativa para regalar ordenadores portátiles a los alumnos argentinos y que pudieran trabajar con Internet. Esto fue una promesa de De la Rúa en el 2000, y aunque tardamos 5 años, finalmente fue un éxito. “Una computadora por alumno” llegó a repartir más de 250.000 computadoras entre todos los estudiantes argentinos. En la primera entrega se dieron más de 10.000 computadoras a 1206 colegios de Buenos Aires, Mendoza, Catamarca, Santiago del Estero… Actualmente, el programa “Conectar Igualdad”, que comenzó a funcionar en Abril de este año, continúa esta iniciativa, con la misión de repartir cerca de 3 millones de netbooks entre los alumnos y profesores de todas las escuelas secundarias de Argentina. Como ejemplo de éxito de este programa, he de nombrar a la provincia de Chubut, con la que Educ.ar llegó a un acuerdo para que fuera la primera provincia rural en beneficiarse de las computadoras, ya que ellos ya tenían internet por satélite. “Conectar Igualdad” también trata de desarrollar contenidos digitales que puedan utilizarse en propuestas didácticas que sirvan para transformar los modelos de enseñanza y dinamizar nuevos procesos de aprendizaje, y con esto fomentar el uso de las TIC en las aulas.

También en 2005 fue la primera edición de los premios Educ.ar – Intel, que consisten en la presentación, por parte de docentes, de Proyectos Educativos Institucionales con el uso de las nuevas tecnologías que contemplen estrategias innovadoras para integrarlas en todos los ámbitos de la institución escolar. Se establecieron 3 categorías para estos premios: la de calidad, en la que se valoraba la naturaleza del contenido; la de innovación, en la que se valoraba cómo de innovativo era el proyecto y el papel que habían tenido los alumnos en su desarrollo; y la de comunidad, en la que se valoraba que el proyecto sirviera para que varias escuelas, departamentos, u otros integrantes de la comunidad educativa pudieran desarrollarlo de forma colaborativa. Como no podía ser de otra manera, los premios que otorgamos fueron una computadora portátil para el primer premio de cada categoría, y una computadora sobremesa para el segundo premio de cada categoría. Estos premios siguen celebrándose y ya van por su 5ª edición.

2007 también fue un gran año, ya que relanzamos Educ.ar con más fuerza y más ánimos que nunca, y bajo una nueva gestión.
También en este año lanzamos Encuentro, el canal de TV Educativo Argentino. Esto fue una idea que tuvo Daniel Filmus en 2005, y en principio yo no estaba demasiado convencido, porque quería centrar Educ.ar en Internet, y un canal de TV me parecía algo más del pasado. Pero finalmente nos dimos cuenta de que aunque por desgracia no todo el mundo tiene acceso a Internet, sí tienen acceso a la televisión, y de esta manera llegaríamos a mucha más gente. Así que en el 2007 lanzamos Encuentro, un canal educativo con contenidos didácticos y apropiados para niños.

Educ.ar no para de crecer y esto me hace muy feliz, porque la educación es un derecho de todas las personas, y realmente me alegro de poder contribuir a que muchos niños puedan tener un mejor futuro gracias a la gran labor que están haciendo todas las personas involucradas y entregadas a la causa.

El mes pasado puse en mi blog en inglés mi perfil de riesgo de enfermedades genéticas según 23andMe. Para los que no conozcan esta empresa, ofrecen un servicio de exámenes genéticos y dan información y herramientas para ayudarte a comprender tu ADN. El funcionamiento es muy sencillo: compras un kit de su tienda online, escupes en el tubito, lo mandas de vuelta y en 6-8 semanas puedes acceder a tu cuenta y empezar a investigar tu ADN. Yo soy inversor en 23andMe y quise probar el servicio. Los resultados, tanto de mi perfil de riesgo de enfermedades genéticas como de mi ascendencia genética, me resultaron muy interesantes, y por eso los voy a compartir.

En 23andMe pueden encontrar información de ambos lados de la familia, el paterno y el materno. Sobre mi ascendencia materna descubrí que soy del haplogrupo H7. El haplogrupo H tiene más de 40,000 años, se originó en el Este y después de la Edad de Hielo se expandió a Europa, hasta tal punto que ahora es el haplogrupo más común aquí. Más o menos la mitad de la población escandinava pertenece a él, y también está muy presente en la costa atlántica del continente y en el País Vasco. Justo debajo pueden ver un mapa en el que se ve la presencia de este grupo:

Haplogrupo Materno

La información que obtuve de mi lado paterno es completamente diferente y muy interesante. Mi haplogrupo paterno es el E1b1b1c1, un subgrupo del E. Este haplogrupo apareció en la parte este del continente africano hace unos 30,000 o 40,000 años, por lo que allí es bastante común y lo podemos encontrar en los bereberes, los árabes, los senegaleses y algunos grupos bantúes de Sudáfrica y Kenia. El grupo E1b1b1c1 se originó hace unos 15,000 años y es muy común al este de África, en la zona del cercano este y por el Mediterráneo europeo. Abajo pueden ver el mapa de la localización de mis ancestros paternos:

Haplogrupo Paterno

Lo que me pareció más interesante acerca de mi genética paterna es que, según 23andMe, se puede ser genéticamente judío. Si alguien me hubiera dicho esto antes, seguro que habría pensado que la persona que lo ha dicho es extremadamente racista, pero ahora me he dado cuenta de que realmente es algo que se puede determinar por la genética de cada persona. El haplogrupo al que pertenezco por mi parte paterna se encuentra también en judíos etíopes, jordanos, libios, yemenitas, asquenazís y sefardíes; de hecho, en estos dos últimos grupos el E1b1b1c1 se encuentra en más o menos un 10% de la población. Así que el haplogrupo estaba presente en los grupo de judíos que dejaron la zona de Levante y se expandieron por el Viejo Mundo hace unos 2,000 años, lo que significa que sí es posible determinar si una persona es judía a través de su ADN. Realmente fascinante, ¿no creen?

23andMe también te permite consultar tu “afinidad genética global” que indica en qué zonas del mundo hay gente con una genética similar a la propia. Mi mapa indica que mi ADN es similar al de las poblaciones al sur y al norte de Europa, después a las del cercano este y del centro de Asia, así como a las del norte de África, Siberia, Norte América, Sur América, Oceanía y por último a la población al este de Asia.

Similitud global

En general considero a los médicos españoles dedicados y trabajadores. Por eso no entiendo bien por qué tienden declaran a los demás no aptos para trabajar en circunstancias que en otros países sí trabajarían. ¿Ven el trabajo suyo como positivo pero el de los demás como nocivo? Digo esto porque estuve hablando recién con un amigo emprendedor al que los empleados le amenazaron con ir al médico y declararse deprimidos si no les da los viernes por la tarde libre. Lo que no entiendo es cómo los médicos aceptan meterse en medio de las disputas laborales de esa manera. Y sé que mi amigo está acojonado porque el peligro es real. Sé de otro conocido emprendedor a quien un empleado clave se le declaró deprimido por un año y medio por una disputa sobre las fechas en las que se quería ir de vacaciones y él le tuvo que seguir pagando un año y medio de vacaciones. En general, de los grandes, España es el país más sano de Europa medido en longevidad, pero al mismo tiempo es el país que más bajas laborales por enfermedad tiene del continente. Es decir que el español está sano para vivir pero según su médico no para trabajar.

Lo paradójico de esto es que los médicos de uno de los paises más sanos de Europa están frecuentemente declarando a personas normales como enfermas y argumentando que para su cura es indispensable no trabajar. Esto en el mismo país cuya mayor enfermedad es que el 20% de la gente no tiene trabajo. Es por eso que considero que frecuentemente la relación entre la medicina y el trabajo en España es nociva porque la baja laboral solo la puede dar un médico. Y es así que existe una enorme industria detectivesca única en este país que yo sepa para detectar las bajas fingidas. Por supuesto que hay muchas circunstancias en las que los empleados están enfermos de verdad. Y claramente una persona enferma tiene que quedarse en su casa. Pero un año y medio es una pasada más allá de que en España los sueldos sean miserables, que lo son, y que a veces las condiciones laborales son malas, pero eso es otro problema que poco tiene que ver con la medicina. En el resto de Europa no se da esta relación nociva entre el médico y el empleado y se declaran muchas menos bajas laborales que aquí.

En USA donde vivía antes ocurría algo parecido con los abogados. Los empleados amenazaban con hacer juicios millonarios ayudados por abogados que iban a comisión. En general los juicios en USA no son por motivos médicos sino por discriminación. En USA por ejemplo no se puede preguntar a una persona si está casada en una entrevista de trabajo, eso de por si es motivo de juicio. Pero esto yo diría que es casi previsible. El abogado está tratando de ganar mucho dinero y se mete para ver si cobra. Pero en el caso de los médicos españoles, a quien considero en general personas honestas, estoy convencido que no es que ellos cobren nada por hacer esto. Además como la medicina es pública, no es que se queden sin pacientes si no declaran deprimida a la gente sana. Entonces, me pregunto qué es lo que hace que gente que estudia por tantos años, que luego es esclavizada durante residencias y trabajan una cantidad de horas absurdas que de por si tendrían que ser ilegales (nunca entendí como los médicos mayores explotan a los médicos jóvenes de tal manera), cómo es que esta gente ante una persona que dice “no trabajar porque el trabajo me deprime así que por favor declárame deprimido” el médico lo hace. ¿Será que los médicos se tomen con el ciudadano común la revancha que creen merecerse por cómo los explotaron a ellos? Si es así, mejor reformar el sistema de residencias, terminar con la explotación de los médicos jóvenes, y quitar a los médicos de las relaciones en la empresa. Porque un empleado que no trabaja frena la empresa, aumenta la probabilidad de que los demás queden en el paro y además le aumenta la carga de trabajo a sus colegas. Otra solución sería que si un empleado se enferma por más de dos meses su sueldo lo paga el gobierno. Así sería el mismo gobierno que se ocuparía de evitar la frivolidad de los médicos al declarar personas no aptas para trabajar.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets